La pregunta fundamental de todo inquirir y de toda investigación es aquella que se cuestiona por el “qué ser” del objeto en cuestión. Un niño llega y le pregunta a su padre: “¿qué es esto?” Más la pregunta se formula y se responde, en primera instancia, en el ámbito del lenguaje. El niño y cualquiera que haga esta pregunta, cuestiona y busca la definición de aquello mismo.

¿Qué es la definición? De lo primero, y también de lo último, que en el preguntar se puede alcanzar. El carácter particular y particularizador del objeto inquirido que lo diferencia de los demás objetos posibles en cuanto a su referencia y su referenciación respecto a esa misma particularización característica. La definición permite tener en claro de qué se está hablando, qué se está tratando.

La ventaja de todo esto, en el ámbito del lenguaje y, por ello, de la lógica, se encuentra en el nivel de lo sofístico; o más bien de lo anti-sofístico. Particularmente en relación con el evitar los equívocos, los cuales se dan en la posibilidad de que un término o una palabra pueda ser entendida e interpretada con más de un significado.

Por lo tanto, cuando preguntamos por el “qué ser” de un posible objeto cuestionamos su extrema particularización para de esta manera asir su significado con seguridad, dentro de lo posible. Sin embargo, para llegar a las fronteras de la disciplina metafísica hace falta un paso de abstracción más. En la definición preguntamos por el “qué ser“, y a través de ella llegamos a la particularización del objeto. A esta primera conclusión llegamos cuando tomamos a la pregunta en su completud. Las puertas de la metafísica se encuentran cuando extraemos de la pregunta y de la respuesta por y de la definición sus componentes.

Sinteticemos la pregunta de la siguiente manera:

¿Qué es x?

“X” es el objeto posible que buscamos definir y particularizar.

“Qué” es un adjetivo interrogativo que introduce el cuestionamiento.

“es” es el verbo que actúa sobre X, de lo que se sigue que X es algo.

Partiendo del principio de identidad, sabemos que en una primera instancia, y expresando a su vez lógicamente la definición, x = x. Esto, más allá de la fórmula, nos expresa que x, o sea cualquier cosa, es igual a sí misma, o sea que es sí misma, lo que quiere decir que es. Para expresarlo ya mediante conceptos metafísicos, diremos que x es un ente, oración completamente redundante.

Ente es el participio activo del verbo “ser”1. Así como decimos que el que preside es presid-ente, o que el que canta es canta-(e)nte, de lo que es, justamente, decimos que es ente, pues solo es y por ello no es necesario el agregar ningún prefijo. Ente es (por más doblemente redundante que el decir esto pueda ser) “aquello que es“, ya sea en potencia, en acto, en el pasado, en el presente, en el futuro, en el mundo, en la mente o en el espíritu. Todo lo que es, más allá de si existe o no, es propiamente un ente.

Aquí, como Parménides hace ya más de veinticinco siglos, cruzamos el portal “de las rutas de la noche y también del día2”, o sea, las puertas de la investigación de la naturaleza del ser los entes, que es el objeto y tema de la metafísica.

Necesario <es> esto: declarar e inteligir que «lo que es» es, pues tiene que ser3

Si bien en un primer momento el monumental descubrimiento del objeto de la metafísica podría ser visto con simpleza, su importancia es enorme en el campo del conocimiento humano.

Si bien Aristóteles nunca menciona el término “metafísica” y se piense que el nombre de este cúmulo de libros sea una idea de orden bibliotecario algunos siglos posterior, sí llama a esta investigación como ciencia primera o ciencia de los principios. La llama de este modo porque considera que el ente, y a partir de él, el ser, es lo cognoscible en grado sumo porque “lo cognoscible en grado sumo son los primeros principios y las causas, puesto que todo lo demás se conoce a través y a partir de ellos, pero ellos no son cognoscibles a través de sus consecuencias4”.

No conocemos a los objetos posibles y después “descubrimos” o “aceptamos” que estos son, sino que a partir del descubrimiento de su “ser” (como verbo activo y constante) conocemos y aceptamos a los distintos objetos posibles. Es entonces que en el conocimiento de lo “cognoscible en grado sumo” llegamos a conocer todas las demás cosas, pues de este principio parten, y a este conocimiento accedemos únicamente a través de la razón:

No consideramos que ninguna de las sensaciones sea sabiduría, a pesar de que son ellas las que nos proporcionan con mayor rigurosidad el conocimiento de lo particular: y es que no explican el porqué de nada5

Al aceptar, entonces, que el conocimiento metafísico es aquel que trata de los primeros principios, pues trata de la naturaleza del ser [estar siendo] de los entes, es que descubrimos su máxima importancia antes mencionada, ya que es a partir de este que los demás saberes son posibles. La formulación, sea explícita o implícita, de los principios metafísicos de una teoría son en primera instancia necesarios en su formulación, pues son la base en la que la teoría habrá de crecer y sustentarse.

La metafísica, por lo tanto, es el conocimiento mediante el cual a través de la razón podemos aproximarnos al tejido último y primero de nuestra realidad y de todo cuando es. En lo que es encontramos el máximo conocimiento. De ello, se sigue que sí la oración inaugural de la obra homónima del estagirita es verdadera, la metafísica no es más que el inevitable curso de la naturaleza del ser humano.

Todos los hombres desean por naturaleza saber6

Notas

[1] Gómez Pérez, 1990.

[2] Zubiria, 2016: 11.

[3] Zubiria, 2016: 14.

[4] Aristóteles, 209: 47.

[5] Aristóteles, 2019. p. 44.

[6] Aristóteles, 2019. p. 41.

Bibliografía

Aristóteles (2019) Metafísica. Alianza editorial. Gómez Pérez, R. (1990).

Introducción a la metafísica (Cuarta ed.). Ediciones Rialp, S.A.Zubiria, M. (2016).

El poema doctrinal de Parménides. Universidad Nacional de Cuyo. Obtenido de https://bdigital.uncu.edu.ar/objetos_digitales/7654/elpoemadoctrinalparmenides.pdf

Imagen | Unsplash

Artículo de:

Emiliano Tinoco Becerril (autor invitado):
Estudiante de la Licenciatura en Filosofía en la UAQ.

Cita este artículo (APA): Tinoco, E. (2023, 14 de septiembre). ¿Qué es la metafísica? Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/09/que-es-la-metafisica
#Conocimiento, #definición, #Metafísica, #objeto, #pregunta, #ser

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!