El pensamiento occidental ha definido lo femenino a partir de lo masculino, es decir que, a partir del binarismo propio de occidente, lo femenino se entiende como aquello que se opone a lo masculino y no como algo que lo complementa como en el pensamiento dual de las filosofías no occidentales. El feminismo surge como respuesta a estas nociones falocéntricas, se encarga de cuestionar los paradigmas patriarcales sobre los cuales se ha fincado y reproducido la dominación patriarcal.

Retomando esta postura, la teología feminista traslada la crítica y propuesta del feminismo al ámbito teológico. Cuestiona patrones en la teología que justifican el dominio del hombre como superior frente a las mujeres, denuncia el dominio del hombre en la religión que se hace presente en: el uso de pronombres masculinos para referirse a Dios, la noción de que Dios es semejante al hombre, no entendido como ser humano sino refiriéndose exclusivamente a los varones hegemónicos, en las características de Dios que son características masculinas; analiza la expulsión de las mujeres1 de los puestos superiores en el clero y critica a la tradición que sostiene que Dios ha creado a la mujer para estar al servicio del hombre.

Símbolos

Además, las teólogas feministas buscan reconstruir los símbolos básicos de la divinidad, de la humanidad, de lo masculino y femenino, de la creación, de la culpa, el pecado y la redención. Su finalidad es la de definir estos símbolos para que no sean falocéntricos, sino que sean incluyentes de la divinidad de todo el género humano y pretenden reivindicar los símbolos2 propios de la feminidad a los que se les ha arrebatado de su divinidad como: los ciclos lunares, la madre tierra, el nacimiento, la muerte3 y la renovación.

Hacia la reivindicación

Las teólogas sugieren que es necesario un nuevo camino que guie a la humanidad hacia un movimiento y un pensamiento que reconozca que los símbolos son constructos sociales y, por tanto, no son permanentes, es decir que, si estos constructos responden a una sociedad, una cultura y un tiempo histórico específico no son conceptos permanentes, sino que puede ser modificados con el fin de validar y reivindicar las vivencias y el poder de las mujeres, mientras reconoce la violencia que se ha justificado por ciertas tradiciones religiosas y las relaciones de poder que se han mantenido por la religión.

De la misma manera, la teología feminista comprende el gran papel que tiene la cultura en la subyugación de la mujer, pues las mujeres son marginadas por un cúmulo de intersecciones –clase, religión, orientación sexual, raza, etc.– por lo que las mujeres marginadas4 tienen que negociar su identidad en diversas formas, la teología feminista debe comprender que la vivencia de la mujer no puede ser homogeneizada en la mujer cis género, blanca, burguesa y católica, sino que tiene que reconocer el multiculturalismo y la interseccionalidad, para enriquecer la visión que se tiene de la religión desde la mirada femenina universal.

Las aportaciones de las teólogas feministas también las podemos encontrar en la filosofía de la religión, con los cuestionamientos que se hacen en torno a las interpretaciones dominantes de los textos filosóficos, que han sido interpretaciones de hombres para hombres, siempre dejando la vivencia femenina de lado. Los símbolos masculinos siempre han sido dominantes, incluso en el lenguaje religioso siempre se ha privilegiado el uso de metáforas como padre e hijo y nunca madre e hija.

En suma, la teología feminista nace de estas experiencias, de la exclusión de las mujeres en las religiones patriarcales. La teología feminista sostiene que las voces marginadas merecen ser escuchadas y, por lo tanto, es necesaria la caída de la teología ortodoxa y patriarcal, pues no puede seguir arrebatando voces y limitando vivencias, violentando, pretendiendo dar siempre voz y cara únicamente al hecho religioso desde la mirada masculina.  Dicho esto, mientras que la teología tradicional mantiene conceptos como la caída, el pecado original5, la mujer como pecadora y objeto carnal, el hombre como se racional frente al pecado, la tealogía –término utilizado para referirse a la teología feminista– considera el cuerpo desnudo de la mujer no como fuente de pecado sino como algo sagrado, los ciclos menstruales no son muestra de la suciedad inherente de las mujeres, sino parte del ciclo sagrado de la vida y el parto no es un castigo divino sino un regalo.

The Goddess

La propuesta de la tealogía se centra en el movimiento of the Goddess6, la Diosa es vista como un poder inherente en la tierra, en la naturaleza y la humanidad, mientras que el Dios entendido como masculino, domina a la naturaleza, el hombre es creado para servir a Dios y la naturaleza para servir al hombre. En la tealogía la tarea del hombre no es dominar ni trascender la naturaleza, sino vivir en armonía con la red de vida. Su propuesta ética no depende del miedo, la culpa o el deber, sino que el comportamiento ético proviene de un profundo sentimiento de conexión con todos los seres del mundo.

Notas

[1] Macy, G., The Hidden History of Women’s Ordination: Female Clergy in the Medieval West (New York, 2008; online edn, Oxford Academic. 2008), https://doi.org/10.1093/acprof:oso/9780195189704.001.0001

[2] Jean Shinoda Bolen MD & JoAnn Clausson (1995) Women’s Psychology, Goddess Archetypes, and Patriarchy:, Women & Therapy, 17:1-2, 71-85, DOI: 10.1300/J015v17n01_08

[3] Antonio, P. D. J. (2004). Deméter y Ceres: Las diosas de la fertilidad. Biblat. https://biblat.unam.mx/es/revista/graffylia/articulo/demeter-y-ceres-las-diosas-de-la-fertilidad

[4] Coaston, J. (2019, mayo 28). Intersectionality, explained: meet Kimberlé Crenshaw, who coined the term. Vox. https://www.vox.com/the-highlight/2019/5/20/18542843/intersectionality-conservatism-law-race-gender-discrimination

[5] Apuntes Sobre El Origen de La Misoginia. (n.d.). Scribd. https://es.scribd.com/document/339112136/Apuntes-Sobre-El-Origen-de-La-Misoginia

[6] “Why Women Need the Goddess” by Carol P. Christ. (n.d.). Goddess-pilgrimage. https://www.goddessariadne.org/why-women-need-the-goddess-part-1

Bibliografía 

Parsons, S. F. (Ed.). (2002). The Cambridge companion to feminist theology. Cambridge University Press.

Imagen l Wikimedia

Cita este artículo (APA): Roldán, S. (2023, 30 de octubre). Un acercamiento a la teología feminista. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/10/tealogía-feminista

Formas de apoyarnos

La más importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά, el newsletter de Filosofía en la Red, y aunque es de distribución es gratuita, contamos con una sección de suscriptores de pago que brinda acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas.

También puedes apoyarnos en la plataforma buy me coffee: cualquier aporte, por “pequeño que tú sientas que sea”, nos permite seguir llevando la filosofía a todo el mundo de habla hispana.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en formato físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#dios, #Feminidad, #feminismo, #tealogía, #teología

por Selene Roldán

Estudiante de la licenciatura en Filosofía en la Universidad Autónoma del Estado de México, con línea de investigación en: filosofía de la cultura, filosofía y género, filosofía política, feminismo y género, y filosofía y cine.

error: Content is protected !!