fbpx

El mindfulness o atención plena es un conjunto de técnicas de meditación que promueven la observación y el disfrute del momento presente como herramienta para lograr la plena aceptación de uno mismo y del entorno. El objetivo es eliminar el dolor del pasado y la falta de control sobre el futuro.

Surgió como una nueva autoreligión liberada del peso de la esfera social. La revolución que proclamó no se llevaría a cabo en las calles, en luchas de masas, protestas políticas o manifestaciones, sino en los corazones del pueblo atomizado. El mensaje recurrente es que nuestra incapacidad para concentrarnos en el momento presente (perdidos en la reflexión y en los pensamientos) es la causa fundamental de nuestra insatisfacción e infelicidad.

Kabat-Zinn (2005) va un paso más allá. Dice que toda nuestra sociedad sufre de falta de atención. Claramente, el malestar y el sufrimiento social no son el resultado de la desigualdad pública, las prácticas comerciales o la corrupción política, sino más bien una crisis en nuestras mentes, a la que él denomina “la enfermedad del pensamiento“. En otras palabras, el capitalismo en sí no es el problema. Más bien, el problema es que las personas no pueden mantenerse conscientes y ser resilientes en una economía inestable e incierta.

 El lema de este movimiento es “vive el momento“. Para los creyentes conscientes, el cambio social y político depende de la ilusión de lograr que un público preocupado siga este consejo y viva “conscientemente”. El fetiche moderno apoyado en la atención plena es una práctica que promueve la amnesia social, fomenta el olvido colectivo de la memoria histórica y niega la imaginación utópica (que suponen los comienzos de los cambios).

El impulso actual parece, al menos superficialmente, ser una panacea para todos nuestros problemas, haciendo que la situación actual sea soportable. Pero tolerar el statu quo es una forma de enterrar la cabeza en la arena, y sirve como una terapia paliativa para los sujetos neoliberales que han perdido la esperanza de imaginar una alternativa al sistema capitalista.

Después de utilizar el coaching y otras modalidades, ahora encuentran formas de atención plena para continuar vendiendo sus servicios. Muchas de estas se materializan en clases de fin de semana, o algunas sesiones mensuales, para aprender técnicas que nos permitan dominar el presente y ahuyentar el dolor del pasado y del futuro. Los “expertos” en mindfulness aseguran, por unos pocos euros, que el mindfulness es, poco menos, que la panacea para el alma de las mujeres y los hombres modernos, bombardeados por la sobrecarga de información, obsesionados por saberlo todo, mientras les atormenta la velocidad a la que cambian los acontecimientos.

Como bien podemos observar, muchas las instituciones se hacen eco de esta gran práctica e invitan a todo el que quiera tener paz en su vida a practicar esta modalidad de “budismo”. Eso sí, a un precio.

La insistencia en promocionarlo como una varita mágica contra cualquier malestar contemporáneo ha llevado a que cada vez más personas vean el mindfulness como el opio del siglo XXI.

Cierto, puede tener algunas ventajas, pero aún falta mucho para que se venda como la solución a todos nuestros problemas. Además, es una de estas corrientes que aboga por el pensamiento positivo en todas sus vertientes. Así, el mindfulness sería una aplicación práctica de la ciencia de la felicidad, donde también se enfoca el pensamiento positivo, sugiriendo que no hay mejor cura para el cáncer o el desempleo crónico que el optimismo.

Sin embargo, es que esta práctica es la metáfora perfecta para la combinación de meditación y negocios, la búsqueda del equilibrio y la ganancia financiera al mismo tiempo.

Para aquellos que creen que la atención plena es una panacea, el culpable de los problemas sociales no son los individuos “inconscientes y desadaptados”, sino los marcos políticos y económicos en los que estamos inmersos.

Bibliografía

Kabat-Zinn, J. (2005) Coming to Our Senses: Healing Ourselves and the World Through Mindfulness. Hyperion.

Imagen| Pixabay

Cite este artículo: González, N. (2023, 25 de noviembre). El opio del pueblo del siglo XXI. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/11/cual-es-el-opio-del-pueblo-del-siglo-xxi
#atención plena, #bienestar, #budismo, #meditación, #mindfulness, #reflexión, #sociedad
error: Content is protected !!