Introducción al complejo de Edipo desde el psicoanálisis Freudiano

Freud regresa a la historia de Edipo escrita por Sófocles y la usa para estructurar el planteamiento principal de su teoría psicoanalítica, la cual es el deseo amoroso que experimenta el hijo hacia su progenitor de sexo opuesto y el odio a aquello que ve como un obstáculo para la realización de su deseos amorosos, su padre. A esto Freud lo llama complejo de Edipo en referencia directa a su historia.

Historia de Edipo

La historia de Edipo tiene origen en las siete tragedias escrita por Sófocles donde se narra la historia de el hijo de los reyes de Tebas (Layo y Yocasta) en la que el protagonista es entregado por su padre a un pastor exigiendo que lo abandone en el bosque a causa de que el oráculo de Delfos le predijo que su hijo lo mataría. El pastor apiadándose de Edipo, se lo entrega a los reyes de Corinto (Pólibo y Mérope) donde este crecerá pensando que son sus padres; en el momento que Edipo se hace adulto acude al oráculo y este le predice que matará a su padre y terminará casándose con su madre. Para evitar eso, huye de su vaticinio a Tebas. Por ello o a pesar de ello, en el camino se produce una accidente con la caravana que transporta a Layo, y Edipo lo terminó matando; después de eso, cuando llega a Tebas termina, se casa con la viuda, Yocasta, su madre.

Freud recupera esta historia para nombrar y describir el complejo que surge en los niños, aproximadamente entre los 3 y 5 años de edad. Este se desarrolla paralelamente a la fase fálica del desarrollo psicosexual, y es conocido como el complejo de Edipo.

La culpa de Edipo

En la interpretación de los sueños, Freud despliega un análisis a través del cual concluye que el material onírico reflejado en nuestros sueños representa la realización de nuestros deseos. Entre estos deseos, se hallan aquellos olvidados y reprimidos. Esta represión nos permite entender el fenómeno psíquico de la amnesia, que nos induce a olvidar las impresiones infantiles de los primeros años de vida, hasta aproximadamente el séptimo u octavo año.

Con ello, Freud retoma la figura del rey Edipo, quien mató a su padre y tomó a su madre en matrimonio, situaciones que desencadenaron en Edipo un profundo sentimiento de culpa que lo llevó a arrancarse los ojos y exiliarse al desierto. Según Freud, esta culpa nos insta a una introspección, a través de la cual descubrimos que esos impulsos que albergábamos siguen latentes en nosotros. Este proceso introspectivo nos empuja a reconocer que, a pesar de que podamos visualizar nuestra infancia desde la distancia, a menudo optamos por ignorar aquellos deseos inmorales, desviando la mirada de esa porción de nuestra existencia que continúa delineando el Yo en el presente. Es una manera de recordar que somos producto de nuestro pasado, y que nuestro futuro se halla intrínsecamente ligado a lo que somos en la actualidad.

La consumación de anhelos infantiles no se nos concede a todos; emerge como nuestra primera pulsión sexual, dirigida hacia lo que será nuestro primer objeto de deseo, así como el inicial sentimiento de aversión hacia aquello que obstaculiza nuestra conexión con dicho objeto.

Fase Fálica

Para entender el complejo de Edipo hay que entender la fase del desarrollo psicosexual del niño en la que es contemporáneo. Esta etapa toma su nombre de la primacía del falo en el niño y la niña (su primacía es la causante del complejo de castración).

La etapa fálica, que abarca de los 3 a los 5 o 6 años, se distingue por el momento en que el niño comienza a identificar un objeto sexual externo hacia el cual canaliza sus inclinaciones sexuales. Además, en esta fase, la zona erógena predominante es el pene en los niños y el clítoris en las niñas, que es el homólogo. Durante esta etapa, el desarrollo cognitivo de los infantes les permite realizar comparaciones y clasificaciones, descubriendo así las diferencias genitales entre individuos. Este proceso de reconocimiento puede ser ilustrado a través de la analogía del enigma de la Esfinge, una referencia que Freud retoma de la historia de Edipo para explicar la primera gran incógnita que enfrenta el niño: el origen de su existencia. En esta etapa los adultos influyen de tal manera que determinará su desarrollo debido a la alta sensibilidad de los niños a los comentarios y conductas de los adultos afectando su desarrollo.

El hecho de la existencia de dos sexos lo acepta el niño al principio sin resistencia ni sospecha alguna

Freud, A (2021). Tres ensayos sobre la teoría sexual. Alianza Editorial

Latencia

La latencia se sitúa entre la fase fálica y la genital, comenzando en los últimos años de la fase fálica (5 y 6). Se caracteriza por una desexualización de las relaciones con el objeto. Durante esta etapa, comienza la declinación del complejo de Edipo.

Lo infantil

En su segundo ensayo sobre la teoría sexual, titulado “La sexualidad Infantil“, Freud aborda la concepción popular que sostiene que el instinto sexual surge únicamente con la llegada de la pubertad. Esta perspectiva es especialmente prevalente en círculos conservadores, que eluden dialogar sobre sexualidad con sus hijos, dando lugar a una desatención de la dimensión sexual infantil. Freud censura esta postura, señalando que tal concepción popular encarna la raíz de nuestra ignorancia sobre las condiciones esenciales de nuestra vida sexual, puesto que el periodo infantil desempeña un papel crucial en la conformación de nuestra sexualidad adulta.

La expresión de la sexualidad infantil se torna patente durante la etapa que comprende el periodo de latencia. En este trance, guiado por las dinámicas del complejo de Edipo, el niño va delineando su objeto sexual.

La influencia de este periodo de la vida sería más fácil de comprender que la de la herencia y debería ser estudiada preferentemente.

Freud, A (2021). Tres ensayos sobre la teoría sexual. Alianza Editorial

El Complejo de Edipo

El núcleo fundamental de la teoría freudiana radica en el complejo de Edipo, que emerge entre los 3 y los 5 años de la infancia. Durante esta etapa, la niña experimenta una angustia derivada de la ausencia del falo, lo que propicia un desplazamiento de su objeto de amor hacia el padre. En contraposición, en el varón, el falo no opera como fuente de angustia, sino como una amenaza de castración.

Dentro de Edipo se encuentran dos elementos fundamentales: la primera es el deseo de incesto que se dirige al progenitor del sexo contrario, y la segunda son los deseos hostiles que se dirigen al progenitor del mismo sexo (en el caso de que sea un complejo de Edipo positivo). El anhelo de amor en el hijo surge desde la fusión primordial con su madre, donde ambos conforman una unidad indivisible que impide al niño percibir a la madre como algo distinto a él mismo. En esta fusión, reside una armonía perfecta que, al ser interrumpida, desencadena en el niño la necesidad de reclamar el amor materno. La hostilidad del niño hacia su padre se origina en la relación amorosa entre los progenitores, de la cual se siente excluido, comenzando así a visualizar al padre como un obstáculo entre él y su madre. Ante la imposibilidad de restaurar esa unidad perfecta, y con la paulatina reducción de la exclusividad que el niño disfrutaba, comprendemos que, para alcanzar su satisfacción personal, es imperativo que transmute su deseo inicial hacia nuevos anhelos, marcando así el inicio de la conformación de su objeto sexual.

De dicho complejo surgen dos clasificaciones: la positiva, en la que el niño y la niña tienen deseos incestuosos a su sexo opuesto, así como deseos hostiles con su progenitor del mismo sexo; y la negativa, en la que los deseos incestuosos son hacia su mismo género y los hostiles dirigidos al género opuesto. La resolución del complejo marca la postura masculina o femenina que adopte la persona frente al sexo igual u opuesto, así como la formación del superyó como la ley paterna que comprende la prohibición, que adquiere una relación dialéctica con el YO y el ELLO

Bibliografía

Vega, V., (febrero, 2015) El Complejo de Edipo en Freud y Lacan. https://www.academia.edu/40244899/El_Complejo_de_Edipo_en_Freud_y_Lacan_Dra_Veronica_Vega20190903_22129_v7izdo

Imagen | Wikipedia

Cita este artículo (APA): Maldonado, Y. (2023, 03 de noviembre). Introducción al complejo de Edipo desde el psicoanálisis Freudiano. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/11/el-complejo-de-edipo-desde-el-psicoanalisis-freudiano

Formas de apoyarnos

La más importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά, el newsletter de Filosofía en la Red, y aunque es de distribución es gratuita, contamos con una sección de suscriptores de pago que brinda acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas.

También puedes apoyarnos en la plataforma buy me coffee: cualquier aporte, por “pequeño que tú sientas que sea”, nos permite seguir llevando la filosofía a todo el mundo de habla hispana.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en formato físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#Edipo, #filosofía, #Freud, #psicoanalisis, #Sigmund Freud
error: Content is protected !!