Con la llegada de septiembre, finalizan las vacaciones y nos abre sus puertas la habitual rutina, preparándonos para los desafíos que los próximos meses nos tienen reservados. La escuela, ocuparse del trabajo o realizar los quehaceres del hogar supone invertir gran parte de las horas de nuestros días. Esto le quita tiempo a aquello que realmente disfrutamos: el ocio. El tiempo libre escasea y, en sociedades como la nuestra, parece haberse convertido en el bien más valioso. Por ello, los seres humanos vivimos anhelando que llegue el sábado, las vacaciones de Navidad o cualquier festivo que suponga un respiro a todas esas obligaciones. Pero, ¿y hasta entonces? ¿Debemos dejar a un lado todo aquello que nos reconforta como personas? ¿Qué consecuencias tiene para nuestra salud emplear todo nuestro tiempo únicamente en las obligaciones?

La importancia
del refuerzo

Desde el ámbito de la psicología, encargado del estudio de los problemas psicológicos, se han hecho numerosas investigaciones en torno a este tema. Se tiene evidencia sobre que el dejar de hacer actividades que nos resultan gratificantes es un factor de riesgo para el desarrollo de problemas mentales como, por ejemplo, la depresión. Para explicar esto se utiliza el término de “refuerzo1” que podría ser entendido como una recompensa que la persona obtiene a cambio de una acción. Por ejemplo, para un niño, un refuerzo podría ser obtener una golosina tras terminar los deberes que le han mandado en la escuela. Lo mismo ocurre cuando empleamos nuestros días en hacer cosas que nos resultan agradables: aparecen sentimientos tales como disfrute, placer, alegría que actúan de esta manera.

La obtención del refuerzo es fundamental a la hora de implementar nuevas rutinas en nuestro día a día, y en psicología se considera un factor predictor de la conducta futura. Una persona que obtenga un refuerzo repetirá, con una probabilidad más alta, la acción que ha desencadenado la obtención de dicho estimulante. En el contexto del tiempo libre, al involucrarse en actividades gratificantes, se recibe un refuerzo a cambio, lo que inclina a la persona a repetirlas la próxima vez que tenga la oportunidad.

Ante la falta
de refuerzo…

El problema reside en la falta constante de actividades de este tipo. El refuerzo deja de aparecer y con él surgen emociones desagradables como, por ejemplo, el aburrimiento. Aquí es donde aparece lo que los psicólogos conocen como el “círculo vicioso de la depresión2”; una persona que esté aburrida probablemente no presente un buen estado de ánimo y eso impide que emplee su tiempo en actividades lúdicas. A consecuencia, no obtendrá refuerzo y su estado de ánimo se volverá más bajo aún si llega iniciando de nuevo la cadena. Si esta secuencia se repite durante un largo periodo de tiempo, las probabilidades de desarrollar problemas psicológicos aumentan exponencialmente.

Pero no te alarmes, para ello los psicólogos han desarrollado una técnica conocida como “activación conductual3”. Esta se basa en incentivar al paciente a realizar actividades de ocio, aunque las ganas de este por llevarlas a cabo no estén presentes. Dicha técnica tiene un alto respaldo científico y es usada para tratar síntomas de la depresión derivados de la falta de actividad.

Reflexión

Por ello es importante dedicar tiempo lúdico de forma diaria. Cuando los profesionales hablan sobre la importancia del tiempo de ocio, no necesariamente se refieren a actividades complejas que requieren una cantidad excesiva de tiempo para poder ser desarrolladas. Se sabe que cuando la persona presenta síntomas graves de depresión, dichas actividades deben comenzar por ser acciones insignificantes como, por ejemplo, hacer la cama. A medida que el paciente va mejorando y su estado de ánimo y ganas por hacer cosas aumentan, las actividades también pueden implicar una mayor dedicación. Estas pueden ir desde pintar un cuadro o componer una canción hasta darse una ducha relajante o escuchar nuestra canción favorita. Dedicarse tiempo a uno mismo y aquello que nos reconforta, aunque únicamente sean 15 minutos diarios, es fundamental para desarrollar una buena salud mental.

Desde aquí, lector, te animo a que dediques tiempo a encontrar aquellas actividades que a ti te ayudan a obtener el refuerzo que necesitas y disfrutes del proceso de llevarlas a cabo. Solo así tendrás el placer de conocer el verdadero poder que tiene el hacer cosas.

Notas

[1] Refuerzo. En CIPSIA psicólogos. https://www.cipsiapsicologos.com/tratamientos-psicologicos/que-es-el-refuerzo-en-psicologia/

[2] Círculo vicioso de la depresión. En DANA Centro de Psicología. https://www.psicologiadana.com/el-circulo-vicioso-de-la-depresion/

[3] Activación conductual. En Child Mind Institute. https://childmind.org/es/articulo/que-es-la-activacion-conductual/

Bibliografía

Imagen I Generada con Canva IA

Cita este artículo (APA): María, M. (2023, 05 de noviembre). El poder del hacer cosas. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/11/el-poder-del-hacer-cosas

Formas de apoyarnos

La más importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά, el newsletter de Filosofía en la Red, y aunque es de distribución es gratuita, contamos con una sección de suscriptores de pago que brinda acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas.

También puedes apoyarnos en la plataforma buy me coffee: cualquier aporte, por “pequeño que tú sientas que sea”, nos permite seguir llevando la filosofía a todo el mundo de habla hispana.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en formato físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#actividades gratificantes, #Depresión, #ocio, #refuerzo, #salud mental, #tiempo libre, #vacaciones

por Míriam María Vázquez

Actualmente, estudiante del grado de psicología en la UAM, aunque vive en Guadalajara, España. Apasionada por la escritura desde que tengo uso de razón y enamorada de la divulgación desde que conocí este pequeño mundo del conocimiento.

error: Content is protected !!