La relación entre teología y materialismo histórico en Walter Benjamin

En las primeras tesis de Walter Benjamin sobre el concepto de historia, se plantea una relación entre el materialismo histórico y la teología. A través de una alegoría que involucra a un autómata ajedrecista y un enano jorobado, Benjamin busca destacar la convergencia entre dos esferas aparentemente divergentes: el marxismo y la religión. Esta peculiar convergencia ilustra la visión heterodoxa de Benjamin en relación con el materialismo histórico y resalta la importancia de recuperar elementos teológicos en su enfoque filosófico. A partir de ello, emerge su concepción de la redención, que vincula el pasado con la idea teológica de juicio final, abriendo así nuevas perspectivas sobre la comprensión de la realidad y la posibilidad de un mundo mejor.

La primera tesis
sobre el concepto de historia

En la primera tesis sobre el concepto de historia, Walter Benjamin plantea una relación entre el materialismo histórico y la teología. Esto lo hace con una alegoría basada en un cuento de Edgar Allan Poe, sobre un autómata capaz de replicar los movimientos de un ajedrecista que con una jugada contraria tenía siempre el triunfo. Ante el tablero, hay un muñeco vestido a la turca y con una pipa en la boca, además de un sistema de espejos que crea la ilusión de que la mesa es transparente. No obstante, dentro se esconde un enano jorobado, maestro del ajedrez que guía la mano del muñeco con unos hilos. Para Benjamin, el muñeco es el materialismo histórico y el enano jorobado es la teología.1

Según la interpretación de Reyes Mate2, lo que interesa a Benjamin es mostrar que el autómata nada lograría si no estuviera manipulado por una inteligencia humana que queda oculta a la mirada de los espectadores. Esto propone una alianza entre dos formas de conocimiento que parecerían históricamente alejadas: el marxismo y la religión.

Esta relación tiene como objetivo en Benjamin alcanzar un discurso filosófico que metabolice ambas partes de la partida de ajedrez, de modo que el producto final será algo completamente nuevo, pues tendrá en algunos aspectos la seguridad de la teología y en otros aspectos la razonabilidad de la filosofía. Con esto, Benjamin busca llegar a una nueva comprensión de la realidad que permita pensar que otro mundo es posible.

El materialismo histórico
que recupera Benjamin

Benjamin considera que el marxismo y el judaísmo son fuentes de conocimiento que han sido desaprovechadas por la crítica de la religión de la ilustración, sin embargo, lo que recupera de uno y otro conocimiento lo hace desde una visión heterodoxa. Del marxismo recupera el sentido práctico de la verdad, recordando que el marxismo establece una relación entre conocimiento e interés, descubriendo así la falsa inocencia del conocimiento. En este sentido, para el marxismo solo es posible hablar de conocimiento verdadero cuando está en función del interés general. Benjamin se aleja del materialismo histórico poniéndolo entre comillas en su tesis, pues es sabido que Marx designó como sujeto, en el que se realizaría la nueva comprensión de la realidad para transformarla, al proletariado, en tanto Benjamin habla de los oprimidos, y es en este sentido que podemos hablar de una visión heterodoxa del materialismo histórico.

La teología
que recupera Benjamin

Por el lado de la teología, no es Dios lo que le interesa a Benjamin, sino que identifica en la religión las huellas de todas las experiencias humanas, por lo cual, considera que desentenderse de esa parte empobrecería el conocimiento. En su uso de ciertas ideas de la teología, podemos ver una polémica contra la filosofía ilustrada, que por el auge del rigor positivista, dejó de lado todas aquellas experiencias que no admitieran formulación científica, expulsándolas del campo de la razón y de la filosofía. 

La razón ilustrada desborda lo absoluto y lo universal, algo que antes era gestionado por la religión. Con esta separación, la modernidad se privó del conocimiento de los asuntos de los que se ocupaba la religión, pues la ilustración se encargó de “purificar racionalmente” todo conocimiento. Pero para Benjamin, resulta de gran relevancia que la religión ha dado cobijo a todas esas experiencias que quedaron fuera. De modo que, podemos decir que él ve en la religión una atención al conjunto de la experiencia humana, y su fascinación por ella radica en la normalidad con la que trata aspectos de la vida que se invisibilizan en la filosofía moderna, como la muerte

Mesianismo judío
y la idea de redención en Walter Benjamin

De acuerdo con Reyes Mate, es la sensibilidad romántica de Benjamin lo que le permitió tomar la influencia del mesianismo judío, para repensar el concepto de bienestar desde la redención. 

En su tercera tesis, Benjamin habla acerca de un cronista, que se distingue por no hacer diferencia entre acontecimientos grandes y pequeños, de modo que para la historia: 

[…] Nada de lo que una vez aconteció ha de darse por perdido. Claro que solo a la humanidad redimida pertenece su pasado de una manera plena. Esto quiere decir que el pasado solo se hace citable, en todos y cada uno de sus momentos, a la humanidad redimida. Cada uno de los momentos que ella ha vivido se convierte en cita del orden del día, y ese día es precisamente el del juicio final.

Walter Benjamin (2005), pp. 19, 20

Según la interpretación de Reyes Mate, para Benjamin, ser redimido es ser citado por el presente que tiene una fuerza mesiánica respecto al pasado. La cita resulta un elemento poderoso por su capacidad de sacar el pasado de los vencidos fuera de lo que se ha dicho al escribir la historia. 

En esta tesis, Benjamin hace uso de la universalidad de un modo muy específico; el concepto es necesario a partir de una felicidad que abarca a todos, pues si hablar de redención es hablar del derecho de los fracasados a la dicha, redención propiamente dicha solo puede darse cuando todo ese pasado haya sido redimido.3

Al referir al juicio final, Benjamin quiere expresar que esa cita, de una parte de la historia que puede parecer tan pequeña que el mundo la olvida o no la toma en cuenta, tiene presencia y relevancia en ese momento de verdad y justicia que representa el juicio final. 

Conclusiones

La relación que plantea Benjamin entre materialismo histórico y teología tiene como objetivo generar una nueva forma de comprender la realidad y la historia. A partir de incorporar elementos teológicos como la redención y el mesianismo judío, intenta explorar una visión no lineal de la historia que retome el pasado para lograr la redención humana. En la tercera tesis, al referir al cronista que no diferencia entre los acontecimientos grandes y pequeños, le da importancia y voz a cada evento en un momento de justicia y verdad representado por el juicio final, planteando preguntas fundamentales sobre la naturaleza de la historia y la posibilidad de transformar el mundo.

Notas

[1] Benjamin, W. (2005)

[2] Mate, M. (2006)

[3] Mate, M. (2006), p. 82

Bibliografía

Benjamin, W. (2005), Tesis sobre la historia y otros fragmentos, trad. y presentación de B. Echeverría, México, Contrahistorias.

Mate, M. (2006), Medianoche en la historia. Comentarios a las tesis de Walter Benjamin “Sobre el concepto de historia”, Madrid, Editorial Trotta.

Imagen | Wikipedia

Cite este artículo: Nava, A. (2023, 27 de noviembre). La relación entre teología y materialismo histórico en Walter Benjamin. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/11/la-relacion-entre-teologia-y-materialismo-historico-en-walter-benjamin
#materialismo histórico, #teología, #Walter Benjamin

por Alejandra Nava Hernández

Tesista de sociología en la UNAM. Interesada en los estudios CTS, sociología de la ciencia y de la religión.

error: Content is protected !!