¿Nunca les ha pasado que cuando escuchan por vez primera una canción quizá no llame tanto su atención, pero que luego de un tiempo, en un momento diferente y bajo otras condiciones, esa misma canción logra por fin interpelarlos? O en todo caso, podría haberles pasado que una canción que ya les gustaba cobra mayor significado luego de un nuevo acontecimiento en sus vidas; por ejemplo, que —sin saberlo— la persona de la que gustan les dedique aquella canción que siempre quisieron que les sea dedicada.

Pareciera que las canciones no tienen un significado estable, eterno, invariable u objetivo. Seré honesto: no quiero ahondar en la discusión sobre si el significado de las canciones o de una canción es objetivo o no, aunque les adelanto que esa postura me hace mucho ruido. Por el contrario, lo que quiero señalar es que lo que una canción pueda significar varía con cada persona, momento, cultura, trayectoria, lenguaje.

Esto nos lleva a otra pregunta, ¿será que hay interpretaciones correctas, o bien interpretaciones más correctas que otras, de lo que una canción significa? Respuesta corta: no. Respuesta larga: hay dos características que, según el antropólogo Pablo Semán, son inherentes a las canciones y sobre las que a continuación ofreceré algunas reflexiones: la contingencia y la trashumancia.

¿Contingencia?

Es necesario saber primero a qué nos referimos cuando hablamos de contingencia y de trashumancia. De hecho, este fue el problema al que me enfrenté leyendo la bibliografía. No es como que uno no tenga noción alguna de lo que, en primer lugar, contingencia quiere decir; sin embargo, cuando se trata de nociones clave, entonces lo mejor es tener en claro las definiciones de dichos conceptos.

Cuando hablamos de contingencia nos referimos a todo lo que es de una manera, pero que puede ser de cualquier otra o, incluso, que pudo no haber sido. Una canción está sujeta a la contingencia en tanto que esta es propia a todas las sociedades humanas. Pensemos en una canción: “Hasta la raíz1”, de Natalia Lafourcade; esta puede llegar a significar algo en México que nunca podrá significar en Perú y viceversa, pues se tratan de realidades diferentes. Si limitamos el espacio geográfico, el significado que pueda tomar “Hasta la raíz” dentro una misma ciudad —por ejemplo, la Ciudad de México (CDMX)— puede variar en dos momentos diferentes de su historia, historia que se encuentra en constante cambio.

Pero no cambia únicamente el espacio-tiempo en el que están situados una canción y un sujeto interpretante, sino que también la canción en tanto material sonoro puede cambiar. ¿Qué son lo que conocemos como covers o remixes o versiones? ¿Acaso la materialidad de las canciones no cambia en cada interpretación en vivo, con instrumentos e instrumentistas diferentes? Y si pensamos en la misma versión de una canción, para precisar, en el mismo fonograma2, su materialidad sonora también puede cambiar de acuerdo al dispositivo con el que se reproduce y a las condiciones físicas del espacio en el que las ondas de sonido se desplazan. La canción no solo está sujeta a la contingencia, sino que es en sí misma contingente.

Y, ¿trashumancia?

Si el concepto de contingencia me dio algunos problemas, el de trashumancia se trataba de algo sobre lo que ni siquiera había escuchado. Veamos:

Sin ser un experto en ganadería, entiendo que la trashumancia, a diferencia del nomadismo, es un tipo de pastoreo en continuo movimiento. Se trazan rutas para llevar a los animales por asentamientos estacionales, lo que favorece la fertilidad de las tierras y la necesidad migratoria del ganado.

¿Cómo adaptamos este concepto a las canciones? Si toda canción es contingente, en parte es porque se encuentra en constante movimiento. Podemos encontrar una misma canción en playlists diferentes; o ese viejo álbum de The Beatles seguramente pasó de generación a generación; o ese tema que se grabó primero en cinta magnética pasó, luego, a un formato digital y, después, a plataformas como Spotify o YouTube.

Todo destino al que llegue una canción será siempre un destino pasajero, o mejor, las canciones son eternas pasajeras sin un destino final. Y, sin embargo, la semilla de la canción brota siempre en las fértiles tierras de una subjetividad situada en un tiempo y un espacio. Aquella canción que ahora no puede interesarnos menos podría un día formar parte del soundtrack de una etapa fundamental de nuestras vidas. Si bien no hay ruta, hay recorrido y, por lo tanto, trashumancia.

Las canciones
y los objetos interpretables

No nos preguntamos por la esencia de la Canción (¡sí, en mayúscula!). Nos preguntamos por lo que una canción pueda significar para alguien en el mundo. Nos preguntamos si acaso hay interpretaciones más correctas que otras. Es decir, pensamos a la canción como un objeto interpretable. Vamos por partes:

Todo objeto sometido a la dinámica de las interpretaciones es, al mismo tiempo, objeto de disputa histórica3. Lo que una canción pueda significar varía no solo de acuerdo a la subjetividad de quien la interprete, sino que la dinámica histórica de las interpretaciones también implica relaciones de poder, disputas por la hegemonía, acción política, etc. Todo objeto interpretable siempre forma parte de una sociedad humana y conlleva varias de las dimensiones que aquella sociedad atraviesa.

Hemos visto infinidad de veces que una canción ha sido resignificada y recontextualizada de acuerdo a coyunturas políticas. “Hasta la raíz” fue recientemente resignificada por la artista peruana Susana Baca durante el concierto de Natalia Lafourcade. Baca dedicó la canción a las víctimas de la represión contra las manifestaciones en Perú que se desarrollaron en el verano pasado4. Pero la resignificación de una canción no tiene por qué asociarse a un espectro político específico, las derechas también lo han hecho: en 2021, Javier Milei usó la canción “Panic Show5” para su cierre de campaña, lo que trajo críticas por parte del grupo de rock argentino La Renga, autores del tema6.

Las canciones, una vez salidas de la intimidad del autor o productor, o creador, o compositor, pasan a formar parte de la esfera pública. Hechas públicas, la significación de una canción queda a disposición del receptor7. Más allá de la ideología política de unos u otros, más allá del modo en que La Renga quiera que se entienda “Panic Show”, el autor nunca es dueño del significado de su obra. Menos aún si tomamos en cuenta que hay canciones que, por ejemplo, provienen de la tradición oral y, por lo tanto, carecen de autor; o que hay vínculos con un momento histórico de los que el autor no necesariamente da cuenta; o, como hemos visto, que una misma canción puede ser recontextualizada o versionada infinidad de veces. Hechas públicas, las canciones son de otros músicos, de los escuchas, de la crítica, de la academia, de las industrias, de las plataformas de streaming.

Usos, sentido
y acceso

Aunque el lenguaje, la ideología política, la cultura y otros aspectos influyen sobre el significado que le atribuimos a una canción, es fundamental destacar los usos que le damos. Si bien otorgarle significado a una canción ya es darle un uso, quiero profundizar sobre otra acepción, a saber, la que por uso entiende a la música como un recurso de acción. Piénsenlo de la siguiente manera, ¿no hay ciertas playlists o estaciones de radio que hacen que limpiar el hogar sea una actividad menos aburrida?

Permítanme contarles algo. Todas las mañanas escucho el mismo chelo del vecino. Mis mañanas acompañadas del sonido de aquel chelo generan un vínculo personal entre mi vida cotidiana y esa música. Pese a que hace ya más de dos siglos le hayamos atribuido autonomía a la música, siempre estará conectada, de alguna manera, a una función social. En este punto es menester señalar que, en palabras de Semán, toda acción social tiene una dimensión estética8.

Las barras, las arengas, la música “bailable” o el famoso lo-fi hip-hop for study son músicas con usos más allá del político y estetizan nuestras vidas. Es bastante común que rechacemos una canción que tanto nos gustaba luego de habérsela dedicado a alguna o a algún ex. Y ese rechazo, en gran medida, se da por el uso que le dimos. Los usos otorgan sentido.

Por otra parte, aunque en relación con lo anterior, si podemos hacer uso de una canción, es porque esa canción existe, y no solo porque existe, sino porque podemos acceder a ella. Si una canción le da sentido a un momento de nuestras vidas, si una canción significa algo para un amigo o amiga y otra cosa completamente diferente para nosotros. Si una canción es susceptible de ser interpretada, lo es siempre y cuando esté actualmente disponible.

La canción
nunca es la misma

Bueno, pero: ¿hay o no hay significados más correctos de otros? Si las canciones son inherentemente contingentes y trashumantes, entonces hay tantos significados posibles de una canción como interpretantes situados espacio-temporalmente. Desde este punto de vista no es posible afirmar que hay significados más correctos que otros.

Lo que una canción pueda significar dependerá de nuestras trayectorias de vida, de los vínculos personales con esa canción, de la composición en sí misma, de los códigos sociales, de la coyuntura política, de nuestra situación emocional, etcétera. Y lo que una canción pueda significar no es necesariamente un concepto o una idea, pues podríamos hallar sentido en una reacción afectiva o corpórea.

En fin, desde el título de su prólogo Semán acierta en que la canción nunca es la misma.

Notas

[1] Ver: https://youtu.be/IKmPci5VXz0?si=i3WAtuviNMK9Fuji

[2] En música, un fonograma es todo sonido fijado sobre un soporte que permita su reproducción.

[3] Semán, P. (2019). “Prólogo. La canción nunca es la misma”. En: Gilbert, Abel y Liut, Martín (compiladores). Las mil y una vida de las canciones. Gourmet Musical, p. 18.

[4] Ver más en: Gomero, R. (21 de agosto de 2023). Susana Baca canta con Natalia Lafourcade y la ovacionan al dedicar ‘Hasta la raíz’ a víctimas de protestas. La República. https://larepublica.pe/espectaculos/farandula/2023/08/21/susana-baca-canta-con-natalia-lafourcade-en-su-concierto-y-la-ovacionan-al-dedicar-hasta-la-raiz-a-victimas-de-protestas-dina-boluarte-video-1199100 [Consultado el 24 de agosto de 2023].

[5] Ver: https://youtu.be/3wsTxNusM4g?si=G_8T6raRRjkhLo72

[6] Ver más en: Marelli, F. (6 de septiembre de 2021). La Renga le respondió a Javier Milei por utilizar su canción “Panic show” en el cierre de la campaña electoral. La Nación. https://www.lanacion.com.ar/espectaculos/musica/la-renga-le-respondio-a-javier-milei-por-utilizar-su-cancion-panic-show-en-el-cierre-de-la-campana-nid06092021/ [Consultado el 24 de agosto de 2023].

[7] Semán, P. (2019). “Prólogo. La canción nunca es la misma”. En: Gilbert, Abel y Liut, Martín (compiladores). Las mil y una vidas de las canciones. Gourmet Musical, p. 11.

[8] Ibídem, p. 12.

Bibliografía

Semán, P. (2019). “Prólogo. La canción nunca es la misma”. En: Gilbert, Abel y Liut, Martín (compiladores). Las mil y una vidas de las canciones. Gourmet Musical, pp. 11-25.

Imagen | Pexels

Cita este artículo (APA): Yzaguirre, A. (2023, 07 de noviembre). Lo que las canciones puedan significar. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/11/lo-que-las-canciones-puedan-significar

Formas de apoyarnos

La más importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά, el newsletter de Filosofía en la Red, y aunque es de distribución es gratuita, contamos con una sección de suscriptores de pago que brinda acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas.

También puedes apoyarnos en la plataforma buy me coffee: cualquier aporte, por “pequeño que tú sientas que sea”, nos permite seguir llevando la filosofía a todo el mundo de habla hispana.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en formato físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#Arte y filosofía, #contingencia, #música y filosofía, #semiótica, #semiótica musical
error: Content is protected !!