El imperativo categórico y la antinomia de la libertad en Immanuel Kant

Immanuel Kant fue un filósofo nacido Königsberg, en lo que era la antigua Prusia, y hoy en día está situada en Kaliningrado, Rusia. Kant está considerado uno de los pensadores más influyentes de la era moderna y uno de los fundadores de la filosofía contemporánea y del idealismo transcendental1.

En este breve texto, deseo aclarar una duda que emergió durante mi estudio de este autor en la universidad. Antes de eso, realizaré un resumen conciso de sus ideas clave. Aunque este resumen no logrará capturar completamente la profundidad y el alcance del pensamiento del autor, servirá como una introducción esencial para contextualizar mi pregunta.

Immanuel Kant es posiblemente el filósofo más influyente en la historia, aparte de otros grandes precursores de la filosofía occidental como Aristóteles, Platón y Sócrates. Se le reconoce especialmente por dos conceptos fundamentales: el juicio sintético a priori y su revolucionario giro copernicano en filosofía. El juicio sintético a priori propone que el predicado de una proposición no está implícitamente contenido en el sujeto, a diferencia de lo que ocurre en los juicios analíticos a priori. Este tipo de juicio es sintético a priori, porque es el entendimiento el que anticipa el conocimiento de los objetos, basándose en un principio que, aunque no es evidente de antemano, no deriva de la experiencia, sino que se funda en la lógica. En cuanto al giro copernicano, Kant sugiere que es el entendimiento el que configura la estructura de nuestras experiencias del mundo, en lugar de ser el mundo el que determina directamente cómo entendemos. Esta idea, aunque paradójica, fue crucial para su filosofía y para entender la naturaleza de las cosas2.

Los escritos y críticas de Kant apuntaban a fundamentar la metafísica como una ciencia comparable a la matemática y la física, esta última impulsada en aquel entonces por Galileo Galilei. Sin embargo, en su obra “Crítica de la Razón Pura“, llega a una conclusión diferente: los juicios metafísicos no poseen validez científica. Esta conclusión la sustenta mediante sus antinomias3. Kant identifica cuatro antinomias principales:

El mundo es infinito; el mundo no es infinito.

El universo puede dividirse en partes simples; el universo no puede dividirse en partes simples.

Dios existe; Dios no existe.

La libertad existe; la libertad no existe4.

Más adelante, en sus investigaciones y estudios filosóficos, Immanuel Kant se enfrentará al problema de la Moral, con sus obras “Crítica de la razón práctica” y “Fundamentación de la Metafísica de las costumbres“. En las que, de manera más o menos suscita, se puede señalar lo que Kant denominó el imperativo categórico. El cual nos dice lo siguiente:

Obra de tal modo que la máxima de tu voluntad pueda valer siempre al mismo tiempo como principio de una legislación universal5.

En este punto, deseo pausar y reflexionar sobre un tema filosófico relevante. Según Immanuel Kant, ciertas verdades, inaccesibles a través de sus antinomias, incluyen una en particular: “la libertad existe; la libertad no existe“. Esta antinomia implica una incertidumbre sobre si nuestros actos son voluntarios o si estamos predeterminados por alguna fuerza o entidad superior. Kant también introduce la ley moral y su imperativo categórico, que nos guía a actuar correctamente en cada situación, valorando las acciones como fines en sí mismas, y no como medios para otros fines, posiblemente cuestionables o incluso desconocidos.

Sin embargo, surge una duda: ¿esta concepción no contradice la antinomia mencionada anteriormente? Al aplicar los principios de la crítica de la razón práctica, parecería que tenemos la capacidad de ignorar la voz de la ley moral y su imperativo categórico, sugiriendo así que la antinomia de la libertad se resuelve a favor de nuestra libertad para elegir nuestras acciones y deseos. Si no fuéramos libres, como sugiere la otra mitad de la antinomia, estaríamos siempre compelidos a seguir esa ley moral, en comunicación constante con nuestra conciencia o una entidad superior que nos indica lo correcto.

Por tanto, la antinomia mencionada quedaría sin sentido o, más bien, resuelta por la razón práctica. Parece que la antinomia planteada por la razón crítica es solucionada por la razón práctica. De este modo, el hombre es intrínsecamente libre, capaz de elegir sus acciones a pesar de lo que su voz interior pueda sugerir.

Mi intención no es, en absoluto, resolver la incógnita planteada. Como he mencionado antes, el pensamiento de Immanuel Kant es tan extenso y profundo que unas breves reflexiones como estas no pueden abordar de manera exhaustiva problemas tan complejos relacionados con la libertad humana. Mi propósito era simplemente explorar el punto de vista de Kant sobre la libertad humana, un tema que él consideraba, si no el más crucial, sin duda, uno de los más significativos en el ámbito de la filosofía, aunque ciertamente no es el único.

Notas

[1] Moreno, V. (n. d.). Immanuel Kant. Buscabiografías. https://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/1170/Immanuel%20Kant

[2] Zubiri, X. (1999). Cinco Lecciones de Filosofía (p. 75), Alianza Editorial.

[3] Contradicciones u oposiciones entre dos conceptos o principios.

[4] Tanaka, M. (2020). Gran Historia visual de la filosofía: Pensadores y Conceptos Clave (p. 163), Blackie Books.

[5] Kant, I. (1785) Fundamentación de la metafísica de las costumbres (4:421)

Imagen | Bing Imagen Creator

Artículo de:

José María Risco Rojas (autor invitado):
Estudiante de filosofía de último curso. Combina artes marciales con su carrera de enfermero.

Cite este artículo: Risco, J. (2023, 18 de diciembre). El imperativo categórico y la antinomia de la libertad en Immanuel Kant. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/12/el-imperativo-categorico
#filosofía, #Immanuel Kant, #imperativo categórico, #juicio sintético a priori, #legado filosófico, #pensamiento kantiano

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!