La música pop en la sociedad del entretenimiento. Parte 1 de 2

Es interesante reflexionar acerca del impacto que se ha experimentado en las últimas décadas tras la introducción de las industrias culturales a través de los medios de comunicación masivos, como la radio, la televisión y lo más destacado, el internet.

Todas estas etapas han tenido un impacto en las prácticas culturales de cada sociedad, estableciendo un mercado adecuado para vender sueños, pasiones y deseos, generando una difusión de estereotipos, iconos y estilos de vida específicos; se ofrecen una gran variedad de productos y bienes para su consumo económico, político y simbólico.

¿Por qué somos la sociedad
del entretenimiento?

En este artículo, dividido en dos partes, busco mostrar un análisis del surgimiento de las industrias culturales que antepusieron el desarrollo de la música pop, colocando sus productos como vehículo para la sociedad del entretenimiento. Pero antes, es preciso saber lo que se entiende por sociedad del entretenimiento: en palabras muy sencillas, es aquella que sin duda pretende satisfacer un gran deseo o apetito por recrearse momentáneamente, mediante la fabricación o construcción industrial de diversión, generando la idea de que el único fin de la vida es pasársela bien sin importar nada.

Asimismo, cabe señalar cuál es el papel fundamental de las industrias culturales: generar esos bienes y servicios, culturales y recreativos, que se han incorporado en la vida cotidiana de lo que llamamos entretenimiento. Es decir, es el consumir y acceder a ese producto de entretenimiento que nos presentan no solo porque gusta, sino que también estimula y emociona sin pedir exigencia intelectual. El entretenimiento es, en simultáneo, muchas cosas en la actualidad: el mercado que más crece en oferta, demanda y capital.

Como metáfora de la sociedad, se refiera a la manera de cómo vivimos, de forma entretenida, queriendo seguir las instrucciones de modo efectivo y rápida para vivir en una ficción, para cumplir con el fin supremo de todo hombre: ser felices y creer que esa eudaimonia se logra bajo el hecho de no dejar de consumir y vivir en el control de masas.

¿Qué situaciones permitieron
el surgimiento de la música pop
en el mundo globalizado?

Desde nuestro origen como especie humana, la música ha sido un elemento cultural que ha permitido, a lo largo del tiempo, construir significados y formas de interacción en las distintas sociedades. Y que, actualmente, continúa desempeñando estas funciones; sin embargo, en estos momentos, bajo el contexto social en el que nos encontramos, es distinto, debido al papel que juegan las diferentes industrias culturales1 en la difusión de los géneros musicales.

Hoy, la música no solo permite crear diversas formas colectivas de agrupación, sino que además nos dirige a un consumo de objetos derivados de ella, siendo el género pop un caso particular de dicho fenómeno. Este consumo cultural, sin duda, repercute en diversos aspectos de la vida, ya sea en los significados económicos y sociales, en formas de identificación, así como diferenciación e interacción social y la conformación de agrupaciones artísticas que ofrezcan entretenimiento.

Todo esto se debe a que claramente se consume un objeto material, como un disco compacto, por ejemplo; pero también se está consumiendo un significado dotado de personalidad. En otras palabras, una identidad que ofrece la posibilidad de igualarse con otros y, por consiguiente, pertenecer a cierto grupo o clasificación en la sociedad.

Recordemos que todos estos procesos se deben a que el mundo de hoy es el resultado de las crisis económicas y del triunfo del sistema capitalista; un mundo que está inmerso en relaciones comerciales, sociales y políticas que tienen una intensidad y una cobertura universal. Es el progreso de la economía global y el progreso de las tecnologías de la comunicación, donde el manejo de las palabras: cultura de masas, medios de comunicación, consumo, mercado, alienación, mimesis, cosificación son el pan de todos los días. Pero es donde el capitalismo se convierte en el intermediario entre los productos y las sociedades que piden a gritos artículos para su entretenimiento.

Sin olvidar la función social que tiene la música, también como arte, tiene la capacidad de ofrecer el disfrute de los sonidos, la fuerza, la textura y el timbre de tantos instrumentos hacen que sea tan amplio y bello. Estos y algunos otros elementos sonoros dieron la apertura a la cultura pop para poder gustar mayormente al público posterior de la revolución industrial.

La música como producto

René León Valdez, en su texto: La Música Pop en español: Industria Artificial y de Entretenimiento. Orígenes del Fenómeno y su Reproducción Masiva2, señala que el desarrollo del género pop tuvo sus orígenes en la ciudad estadounidense de Detroit, un centro urbano donde se concentraba la mayor parte de la población de raza negra, en el que se presentaban acontecimientos constantes de violencia y el despotismo causado por la segregación racial. A raíz de estos problemas sociales, la gente de raza blanca abandonó la ciudad debido a las crisis que se vivieron a finales de los años sesenta, y los únicos que decidieron permanecer en la ciudad fue la gente de raza negra que buscaba su propia identidad en un mundo donde el color de piel es sinónimo de jerarquía social.

A partir de esos acontecimientos, no tardaría mucho para que gente con una visión empresarial se levantara y echara a trabajar sus sueños de lograr formar toda una revolución en lo que hasta ese momento se conocía como industria musical. Este es el caso de Berry Gordy, quien comenzó un fenómeno en masa que cambió el destino de la música hasta entonces conocida. Gordy inauguró una tienda especializada en discos de jazz, un género que tuvo un impacto significativo en su vida. Destacó su profunda admiración por el legendario músico Billie Holiday. Como empresario perspicaz y comprometido con la calidad, se mantenía al tanto de las listas de éxitos musicales. Su enfoque capitalista le permitía identificar las tendencias actuales, asegurándose de que su tienda ofreciera siempre los temas más populares y exitosos del momento. El negocio fracasó, pero no se debió a la falta de popularidad o calidad del jazz. En cambio, el empresario tuvo que reconocer que existían numerosas audiencias en busca de algo nuevo, algo que resonara con su lenguaje y los mantuviera profundamente involucrados en su proceso cultural.

Manteniendo en mente la perspectiva de Gordy, es crucial reconocer que cada estilo musical surge de un contexto histórico, sociopolítico o puramente cultural. Factores como el mestizaje, las migraciones y coincidencias inesperadas juegan un papel fundamental en este desarrollo. Un ejemplo claro de esta evolución es la incorporación de las guitarras, marcando un importante cambio en la música.

Aun cuando una sala podría albergar 40 músicos, el blues y el góspel demostraron que un solo instrumento podía trascender los límites de la teoría musical establecida. Los ritmos distintivos de la cultura afroamericana revolucionaron la música popular, transformándola en pop: un género diseñado para el consumo masivo, en busca de nuevas experiencias y que resonara con el cambiante entorno social. Este fenómeno refleja lo que la música ofrecía en su tiempo, marcando un hito más en términos de impacto comercial que en una ruptura con los paradigmas musicales y culturales existentes.

Notas

[1] Hoy en día las Industrias Culturales y Creativas se pueden definir como los sectores cuya actividad organizada tiene como objetivo la producción, la promoción, la difusión y la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial.

[2] León Valdez, R. (2013). La Música Pop en Español: Industria Artificial y de Entretenimiento. Orígenes del Fenómeno y su Reproducción Masiva. Multidisciplina, (14). Pp. 76. Recuperado a partir de https://www.revistas.unam.mx/index.php/multidisciplina/article/view/43629

Imagen | Unsplash

Cita este artículo (APA): Amezcua, P. (2023, 31 de diciembre). La música pop en la sociedad del entretenimiento. Parte 1 de 2 Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/12/la-musica-pop-en-la-sociedad

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

También puedes hacerte miembro de Filosofía en la Red desde Patreon en donde podrás ver el mismo tipo de contenido que en Στοά.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#arte, #cultura pop, #filosofía y música, #industria, #música, #música pop

por Paulina Amezcua

Licenciada en filosofía, Maestra MADEMS. Especialista en historia del arte por la UNAM.

error: Content is protected !!