La importancia de la filosofía de la educación en el saber pedagógico

En el mundo actual prevalece la percepción general de que la Filosofía no sirve y no puede ser una ciencia. Por lo mismo, en algunos países —lamentablemente— ya se ha eliminado de las mallas académicas. Ahora bien, si nos situamos en el ámbito educacional, no será de extrañar que las personas se pregunten: ¿por qué debería ser importante la filosofía de la educación para el saber pedagógico? En estas líneas argumentaremos brevemente la respuesta afirmativa a esta interrogante.

El rol del profesor no se limita solo a impartir clases, sino que además está a cargo de un conjunto de actividades asociadas. Esto abarca diversos aspectos, como, por ejemplo, el contexto en que enseña, el curriculum que determina lo que tiene que transmitir, la didáctica que escoge y que implica el cómo se enseñará en una clase, la evaluación que es el juicio valórico sobre si efectivamente el estudiante va avanzando en el aprendizaje significativo y profundo, etc. En otras palabras, el docente, en su práctica pedagógica, se produce un proceso reflexivo de reconstrucción de esa práctica y, de manera consciente o inconsciente, elabora un conjunto de saberes que le permiten explicar, en parte, su labor profesional y este hecho, es decir, construir saberes como parte de su teoría personal, es una referencia importante y útil cuando se estudian los problemas y tendencias de la formación docente. Por lo tanto, los docentes o profesores a partir de su labor profesional empiezan a reflexionar, elaborar y sistematizar saberes en relación con su desempeño pedagógico y es una excelente opción para avanzar tanto en su desempeño profesional, como personal1. En este punto es en donde la filosofía educativa es fundamental, a saber:

El saber pedagógico se conforma de Teoría y Práctica.

La necesidad de reflexionar
sobre la educación

Hoy, en virtud de los cambios actuales del s. XXI, por ejemplo, la industria, el campo, la salud, la misma educación, hace necesario considerar la presencia de la filosofía educativa, ya que ella favorece, en virtud de su carácter científico, una reflexión más acaba y profunda, pues tratará de responder a preguntas fundamentales para todo educador como: ¿qué es la educación?, ¿cuáles son sus fines?, ¿cómo ayudo a mis estudiantes a adaptarse a la sociedad actual? Estas preguntas exigen una respuesta adecuada para que el docente pueda avanzar en su perfeccionamiento, y en especial pueda ejercer su labor esperada con respecto a los estudiantes que tiene, a saber, que logren un aprendizaje significativo y profundo2. En otras palabras, en nuestros días al docente le compete desempeñarse socráticamente, es decir, una labor que no se conforma con lo que ya conoce, sino que tiene que investigar, buscar respuestas a las interrogantes educativas que surgen en su quehacer pedagógico, evaluar constantemente y buscar principios cada vez más altos3.

Es el fundamento
del saber pedagógico

La educación no puede ser reducida al aprendizaje solo de habilidades profesionales, esto se debe en virtud del carácter esencial que tiene el hombre, a saber, el racional y social. Por ende, toda acción debe ir acompañada de su fundamentación racional o justificación y de todas las condiciones necesarias para desarrollarse socialmente. De no ser así, el hombre actuaría alejado de su esencia y caería en un conjunto de acciones vacías. Por lo tanto, a la filosofía educativa le corresponde estar presente en la base de toda acción pedagógica, ya que ella precisamente permite uso racional especulativo, científico y técnico necesario para lograr una actitud crítica oportuna y prudente para distinguir las bases o corrientes de filosóficas sobre las que se forman las teorías educativas y poder debatirlas, evaluar la fuerza de lo que se presume como cierto y la certeza de las premisas, asimismo, darse cuenta de los parámetros de la evidencia, certeza y confiabilidad de las conclusiones, al mismo tiempo observar los errores y el alcance de la capacidad prescriptiva para que así las acciones pedagógicas que se desean elegir puedan ayudar verdaderamente al estudiante a crecer, no tan solo como futuro profesional, sino que además como persona4.

Es una dimensión
teórica – práctica

Esta afirmación surge en cuanto su objeto es un operable, es decir, es algo que resulta de la acción del hombre. En efecto, de esta acción de educar resulta una realidad nueva. Como el resultado de esa acción permanece en el sujeto que es la causa eficiente principal de ella —el educando—, determinando una nueva formalidad accidental, de esto se deduce que la pedagogía esté subordinada a la ética, al carácter normativo que emana de ella. Por lo tanto, la filosofía educativa reviste de la dimensión teórica y práctica por su objeto que es un operable: el estado de perfección del hombre; su fin es reglar la acción y su método es resolutivo. De estos argumentos surge las temáticas globales que componen la filosofía de educativa, a saber, la antropológica, la educación y la ética5. En otras palabras, la reflexión educativa surge de la acción de la persona humana y vuelve a ella porque de lo que se reflexiona se debe traspasar a decisiones o elecciones que irán determinando las acciones pedagógicas a seguir por parte del docente o profesor, por ejemplo, en lo curricular —si hay que hacer hincapié en algún contenido en específico de la asignatura—; en lo didáctica —si las estrategias de enseñanza son las adecuadas o se deben perfeccionar— y en lo evaluativo —si las evaluaciones son pertinente para los aprendizajes que se desean que logren los estudiantes6.

La filosofía de la educación es fundamento del saber pedagógico

En conclusión, considero que la filosofía de la educación es importante para el saber pedagógico del profesor, ya que contribuye, como fundamento de él, los aspectos básicos en los cuales se construye toda la actividad pedagógica. Además, el no reconocer esto, traerá como consecuencia que la educación sea reducida a mera adquisición de habilidades limitadas, lo cual impedirá que el estudiante pueda crecer de modo integral por el hecho de que también debe desarrollar aspectos sociales, valóricos, etc., para dirigirse al fin de la educación que le corresponde a toda persona, a saber, el estado de virtud o perfección.

Notas

[1] Díaz 2010.

[2] Romano, C y Fernández, J. (2011). Filosofía y Educación. Perspectivas y propuestas. Universidad Autónoma de Puebla.

[3] Paitán, E., Aguirre, M., Ñaccha, C., Sigüeñas, C. y Mélgar, L. (2021). Importancia de la Filosofía de la Educación en el siglo XXI. Revista de Investigación Científica y Tecnológica Alpha Centauri, 2(2), 44-57. doi:https://doi.org/10.47422/ac.v2i2.23

[4] Ibídem; y Martínez, E. (2011). Ser y educar: Fundamentos de Pedagogía Tomista. Unviersidad Santo Tomás.

[5] Vásquez, S. (2012). Filosofía de la Educación: estado de la cuestión y líneas esenciales (2.ª ed.). CIAFIC ediciones.

[6] Álvarez, C. (2012). ¿Qué sabemos de la relación entre la Teoría y la Práctica en La Educación? Revista Iberoamericana de Educación, 60 (2), 1-11. https://rieoei.org/RIE

Imagen| Pixabay

Cite este artículo: Camacho, L. (2024, 26 de enero). La importancia de la filosofía de la educación en el saber pedagógico. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/01/la-importancia-de-la-filosofia-de-la-educacion

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

También puedes unirte a nuestro canal de WhatsApp o de Telegram para no perderte ninguna de nuestras novedades. 

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά: el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

También puedes hacerte miembro de Filosofía en la Red desde Patreon, en donde podrás ver el mismo tipo de contenido que en Στοά.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#antropología filosófica, #educación, #ética, #filosofía de la educación, #pedagogía, #Teoría de la Educación

por Rodrigo Camacho

Licenciado en Filosofía y Mg. En Educación Superior. Área de investigación: Filosofía de la Educación y Didáctica de la Filosofía. 10 años de Docencia en diversas instituciones de Educación Superior.

error: Content is protected !!