El sentimiento del amor nos mueve de un modo tal que su impulso resulta casi imposible de parar, casi al estilo de la efervescencia religiosa. Cabe pensar, pues, que en nuestra realidad contemporánea —caracterizada por el desvanecimiento general de la creencia en lo divino y el cese de su uso como fundamento de tesis académicas— existe además de las religiones de lo trascendente (como el judeocristianismo, que adora a un Dios absoluto y alejado del mundo), una suerte de religión de la inmanencia que rinde culto en cada una de sus muchas manifestaciones a un dios que imbuye con su ser toda la realidad y que se nos aparece como alcanzable y eterno en ocasiones, pero caprichoso y efímero en otras tantas. 

Este geniecillo que los griegos llamaron de tantas maneras y que ahora solemos recordar como Cupido, parece ser una entidad a la que rendimos culto. ¿Por qué comparar el amor con lo religioso? Porque el amor tiene rituales. Por amor prometemos y nos comprometemos, nos casamos, nos juramos lealtad y llegamos a implorar, vivir y morir juntos. Quien no lo tiene lo desea y quien lo tiene busca mantenerlo —y si no fuera así, no sería amor—.

Este dios, con minúscula, inunda casi todo aspecto de lo cotidiano cuando se nos presenta, como si fuera algo inmanente a las cosas mismas y, en la pura facticidad de la vida, nos condiciona cada vez que tomamos una decisión y nos desplegamos en nuestro ser-en-el-mundo. Lo que antes hacíamos atendiendo únicamente a los caprichos del yo, ahora ha de respetar el noi siamo, y esto conduce a una forma de ser que nos obliga a abandonar el previo estado egocéntrico de los ateos de amor (esos que no lo han sentido nunca y que solo piensan en ellos mismos) para creer en algo como lo siguiente: Amar es ser uno mismo junto al otro y que el otro sea junto a ti, permitiendo que en cierto momento la otredad desaparezca, reduciendo la diferenciación inicial entre ambos para dar lugar a una unidad sintética que no por ello reduce a nada la individualidad de cada uno.

En otras palabras, amar a alguien es tomar un poco de él e inscribirlo en tu forma de ser sin dejar de ser tú mismo, pero siendo un poco la otra persona. Amar es tomar algo del otro y dejar que el otro tome algo de ti, de tal manera que tu personalidad e identidad personal terminan por mezclarse con los de la otra persona y viceversa, dando lugar a una síntesis que enriquece el yo de ambos y los une en un nosotros superior a la individualidad que no por ello elimina lo único de cada uno. 

Dicho más claramente: el roce amoroso y la convivencia con el ser amado hace que se te peguen cosas de la otra persona y que a la otra persona se le peguen cosas de ti, fomentando el crecimiento personal de cada uno por separado gracias a un proceso que se realiza en pareja mediante el esfuerzo de los dos. Amar es ser en primera persona del plural.

Imagen| Pixabay

Cite este artículo: Gómez, G. (2024, 12 de febrero). El amor como religión de la inmanencia. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/02/el-amor-como-religion

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

También puedes unirte a nuestro canal de WhatsApp o de Telegram para no perderte ninguna de nuestras novedades. 

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά: el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

También puedes hacerte miembro de Filosofía en la Red desde Patreon, en donde podrás ver el mismo tipo de contenido que en Στοά.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#amor, #convivencia, #identidad, #inmanencia, #pareja, #religión, #religioso, #romance, #síntesis
error: Content is protected !!