Las pantallas están minando la creatividad de niños y jóvenes, quienes, alejados del juego tradicional, se ven sumergidos en las pantallas de los móviles, donde pueden pasar horas sin que ello suponga una suspensión de la virtualidad. La era digital se ha introducido con fuerza en todos los ámbitos, pero la educación es la que más se está viendo afectada posterior a la pandemia. Ahora bien, la virtualidad no implica que todo lo demás deba suspenderse, sino que a partir de ella se debe construir una sociedad más crítica, teniendo en cuenta en todo momento el cultivo del pensamiento.

Sin embargo, hay que tener cuidado con la supresión del pensamiento por lo digital, porque la sociedad frágil en la que nos encontramos camina hacia un profundo vacío existencial, en la que se busca la razón de ser del ser humano, pero equivocadamente se urge en lo virtual dejando de lado la humanidad de la persona. Vivimos con el miedo de no encontrarnos a nosotros mismos en las redes sociales, las cuales se han convertido en los nuevos símbolos de la hipermodernidad. Es evidente que las personas han suplantado lo divino por los datos en la nube y eso corre el riesgo en la construcción de nuevas ideologías, quizá más severas que las que conocemos históricamente.

La verdad es que la escalada consumista se nutre por igual de la angustia existencial y del poder asociado a los cambios, del deseo de intensificar el curso de la vida cotidiana.

Lipovetsky, 2016, pp. 83-84

En la era digital, las personas van abandonando su humanidad a cambio de las migajas de la tecnología. Están dejando de lado la poca libertad otorgada en un mundo donde las redes sociales movilizan sus algoritmos para manipular las conciencias humanas. Cada vez son mucho más los jóvenes que se dejan llevar por una vida aparentemente resuelta, pero que no es verdad, son solo apariencias que se nos muestran para evitar reclamos o cuestionamientos que lleven a la reflexión.

El poder del pensamiento

Hoy en día, el pensamiento está siendo suplantado por el facilismo que supone la virtualidad, la sociedad está dejando esta actividad básica a los medios tecnológicos, quienes fríamente envuelven a las jóvenes generaciones en sus actividades subliminales, con la finalidad de ganar adeptos que no cuestionen absolutamente nada y que solo sigan como corderitos todo lo que se les impongan en sus frágiles mentes.

Por ello, pensar es un ejercicio que no se debería dejar de lado en ninguna de las etapas de la vida; sin embargo, en muchos países se restringe o se veta la utilidad de la filosofía, dado que esta incita al cuestionamiento más allá de los razonamientos básicos de la naturaleza humana.

El sujeto afirma su propia posición central en la historia del pensamiento, solo enmascarándose en las apariencias imaginarias del fundamento.

Vattimo, 2023, p. 43

Cabe resaltar de que el ser humano actual deberá aprender a lidiar con las prisas impuestas desde la virtualidad, zafándose de las apariencias —como indica Vattimo— las cuales se presentan como el único indicio de la realidad, pero es totalmente falso, pues la realidad no es un cuento de hadas, sino aquella batalla constante por hacer prevalecer nuestra humanidad, y eso no sería posible si dejamos atrás el poder de nuestro pensamiento.

Nuestro pensamiento es un elemento clave de nuestra humanidad, porque pensar implica llevar a cabo un análisis profundo de aquello que nos rodea, sin dejar de lado la reflexión en torno a la singularidad que nos hace ser lo que somos, seres humanos.

[La] ejercitación en el pensamiento filosófico es el esfuerzo incesante por poder realizar libremente este tipo de pensamiento.

Heidegger, 2022, p. 13

Donde la acción no esté condicionada al poder político, económico o social. Por eso, necesitamos de maestros comprometidos con el quehacer educativo, que eduque a las nuevas generaciones en el ejercicio del pensamiento, pero sin apasionamientos unilaterales; por el contrario, haciendo crítica de aquellos pensadores que nos precedieron, pero realizando el más alto grado de argumentación.

Conclusión

La sociedad actual va condicionando con una sutil agresividad nuestras preferencias, esto conlleva el deterioro de nuestra libertad a elegir lo que mejor nos convenga, si no que somos empujados hacia el consumo de cosas. Por eso, cabe la necesidad de educar el pensamiento de las nuevas generaciones, con la finalidad de contrarrestar el consumo masivo de tecnología, y por ende, que volvamos hacia lo más simple de nuestra existencia: detenernos a contemplar el atardecer, hacer una pausa mirando las estrellas del firmamento, entre otras.

Bibliografía

Heidegger, M. (2022). Ejercitación en el pensamiento filosófico. Herder.

Lipovetsky, G. (2016). Los tiempos hipermodernos. Anagrama.

Vattimo, G. (2023). El fin de la modernidad, Nihilismo y hermenéutica en la cultura posmoderna. Gedisa.

Imagen | Pixabay

Cite este artículo: Sosa, V. (2024, 11 de febrero). Pensando en la era digital. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/02/filosofia-en-la-era-digital

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

También puedes unirte a nuestro canal de WhatsApp o de Telegram para no perderte ninguna de nuestras novedades. 

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά: el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

También puedes hacerte miembro de Filosofía en la Red desde Patreon, en donde podrás ver el mismo tipo de contenido que en Στοά.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#celulares, #educación, #era digital, #modernidad, #pensamiento crítico, #tecnología, #teléfonos móviles

por Vladimir Sosa Sanchez

Licenciado y profesor de Filosofía, Ciencias Sociales y Religión. Estudió Maestría en Filosofía. Miembro del grupo de investigación, Filosofía y Liberación - UNMSM (Perú). Miembro de Filosofía en la red (México). Miembro del colegio profesional de la COMEFI (México) y del Instituto Peruano de Investigaciones Filosóficas.

error: Content is protected !!