¿Qué tipo de mujer eres?, ¿cuál es tu visual weight?, ¿a qué aesthetic perteneces, dark academia, coquette o cottage core? ¿Qué trends se van a dejar en 2023? O mejor dicho, ¿qué tipos de mujeres han pasado de moda?, ¿qué cuerpos queremos dejar de ver en nuestras pantallas y en la vida real?, ¿qué posturas políticas combinan mejor con nuestro aesthetic?

La universidad de Cambridge1 define coquette como: una mujer a quien le gusta atraer atención al comportarse como alguien que está interesada sexualmente en las personas, pero no de forma seria. Por otro lado, el coquette aesthetic es la manera más reciente que han asumido las mujeres para expresar su subjetividad y su feminidad, esta abarca todo lo tradicionalmente femenino, desde el encaje, los listones de seda, los roles tradicionales femeninos hasta la blanquitud.

Este es uno de los muchos conceptos en los que se ha enfrascado la vivencia femenina, antes estuvieron las hot girl walks, el girl dinner, el asumirse como girlboss, ser una strawberry girl o una latte girl. Cuando las mujeres participan en estas modas compran su feminidad, al adquirir productos específicos creen obtener con estos el estatus o el aesthetic con el que el producto está asociado en redes sociales.

Coquette:
¿reclamar la feminidad
o aprender a venderla?

Para algunas mujeres el coquette es un respiro, porque pueden reclamar la feminidad que negaron en su adolescencia o niñez, pues en esos momentos asumirse como niñas era vergonzoso, porque todos sus esfuerzos estaban vertidos en parecer mayores o en permanecer siempre niñas para evitar la sexualización.

A su vez, muchas influencers han defendido el coquette diciendo que les ha permitido celebrar su feminidad sin sentir culpa o vergüenza, les permite romantizar su vida y sobre todo les permite volver a vivir la infancia que dejaron muy pronto. Pero ¿cómo puede ser liberador algo que hay que comprar?, ¿qué tiene de liberadora una estrategia de marketing que vende y explota la feminidad y domesticación de las mujeres mientras les hace seguir los roles tradicionales de género?

Estos productos y tendencias que los acompañan se presentan como liberadores, pero están elaborados pensando en las mujeres como consumidoras; las empresas les venden la liberación, el empoderamiento, el estatus y el ser una verdadera mujer. A esto se suman los mandatos patriarcales, la creciente popularidad de los partidos de ultraderecha, la misoginia internalizada, el esencialismo de género y la transfobia como algunos de los detonantes de la popularidad de aesthetics como el coquette.

Además, con el coquette se instauran los roles tradicionales de la feminidad y los mandatos esencialistas de género. Cuando volteamos a ver a las representantes de esta tendencia nos encontramos con mujeres blancas, heterosexuales, cis género, delgadas y de clase alta. Cuando mujeres racializadas, trans, lesbianas, gordas y de clase baja intentan participar de este aesthetic son criticadas, rebajadas y agredidas en los comentarios de sus redes sociales.

Esto no es casualidad, pues se trata de un aesthetic que adquiere popularidad mientras avanza la ultraderecha, mientras se busca que las mujeres vuelvan a asumir espacios, atuendos y actitudes tradicionalmente femeninos, mientras aumentan los crimines de odio hacia mujeres de la comunidad LGBTQI+.

Con la hiperfeminidad del coquette vienen incluidas formas de ser-mujer, que han sido consideradas misóginas por autoras como Simone de Beauvoir, Betty Friedan y Rosario Castellanos, estos comportamientos y expectativas infantilizan a las mujeres adultas, entre ellos se encuentran actitudes como: la inocencia, la ternura, la dependencia hacia el hombre, la debilidad, la ingenuidad y el mantenerse fuera de la esfera pública.

La mercantilización
de la feminidad

Las prácticas del coquette como el uso de moños de seda, perlas, cabellos trenzados, cortes tradicionalmente femeninos en la ropa, la delgadez extrema, los maquillajes de muñeca de porcelana, etc., son expresiones de la mercantilización de la feminidad, la cual reafirma el estatus y la individualidad de las mujeres.

Esto quiere decir que una se puede consumir a sí misma hasta llegar a ser “una mujer real”, esto se logra al comprar ciertos atuendos, al maquillarse y peinarse de formas específicas, al discutir las tendencias y asumirlas como un proyecto de reconstrucción y al encarnar los valores tradicionalmente considerados femeninos.

Reflexiones finales

Mientras las mujeres en sus 20’s y 30’s abrazan el coquette aesthetic y encuentran en él un refugio, las niñas de 12 a 17 años están en Sephora, buscando la mejor crema anti edad, probando el mejor corrector para sus ojeras, analizando su colorimetría para saber que blush les queda mejor mientras beben un café en su Stanley Cup. En otras palabras, el problema no es el coquette, sino que este es simplemente un síntoma de un malestar social que se encarna en cuerpos individuales, pues qué nos dice una sociedad donde las mujeres adultas hacen todo por volver a sentirse niñas mientras las niñas hacen de todo para ser adultas.

De la misma manera, estamos próximas a enfrentarnos a una crisis como la que Friedan describe en La mística de la feminidad, en la cual las mujeres de los años 50’s habían perdido por completo su noción de identidad, porque eran los productos que consumían, eran lo que otros hacían de ellas.

Ahora, en la era digital las tendencias se desechan en poco tiempo, pero con ellas se desechan también formas de vida, tipos de cuerpos, razas, posturas políticas y sobre todo el pensamiento crítico. Ahora no hace falta pensar más allá, pues seguramente habrá un moodboard que te indique cómo vestir, qué leer, cómo comportarte, qué películas observar, qué música escuchar y qué luchas sociales defender.

Notas

[1] Coquette. (2024). https://dictionary.cambridge.org/es/diccionario/ingles/coquette

Bibliografía

Beauvoir, S. d. (1981 b). El segundo sexo: la experiencia vivida. Buenos Aires: Siglo veinte.

Castellanos, R. (1984). Mujer que sabe latín. México: FCE.

Dowsett, J. E. (2014). FEMINISM FOR SALE: COMMODITY FEMINISM, FEMININITY, AND SUBJECTIVITY. Toronto.

Francombe, D. J. (2014). Learning to Leisure: Femininity & Practices of the Body. Leisure Studies, 33(6), 580-597. doi:10.1080/02614367.2013.833970

Friedan, B. (2013). The Feminine Mystique (Kindle ed.). New York: W. W. Norton & Company.

Imágenes | Wikimedia, Tumblr 1, 2, Pinterest 3, 5, 6, Tiktok [las imágenes cogidas de redes sociales son usadas con fines ilustrativos; los derechos de las mismas pertenecen a las fuentes originales].

Cite este artículo: Roldán, S. (2024, 01 de febrero). Del coquette a la mercantilización de la feminidad. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/01/por-que-coquette-aesthetic-mercantilizacion-feminidad

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

También puedes unirte a nuestro canal de WhatsApp o de Telegram para no perderte ninguna de nuestras novedades. 

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά: el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

También puedes hacerte miembro de Filosofía en la Red desde Patreon, en donde podrás ver el mismo tipo de contenido que en Στοά.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#coquette, #feminismo, #filosofía, #reflexión, #reflexiones, #tendencias

por Selene Roldán

Estudiante de la licenciatura en Filosofía en la Universidad Autónoma del Estado de México, con línea de investigación en: filosofía de la cultura, filosofía y género, filosofía política, feminismo y género, y filosofía y cine.

error: Content is protected !!