El suicidio es un fenómeno que debe considerarse un problema de salud pública global por su magnitud. En todo el mundo se produce uno cada 40 segundos, lo que provoca aproximadamente un millón de muertes al año. La Organización Mundial de la Salud1 estimó en 2017 que alrededor de 700.000 personas se suicidan cada año en el mundo. Actualmente, es la primera causa de muerte no natural en España2. Los factores de riesgo de conducta suicida incluyen la presencia de un trastorno mental o una enfermedad física, previos intentos de suicidio o antecedentes familiares de suicidio, factores demográficos como la edad y el sexo, y factores psicosociales y étnicos.

Al evaluar la relación entre suicidio y religión, he enfatizado esto durante mucho tiempo:

En el siglo XIX, sociólogos como Masaryk (1999) y Durkheim (1982) señalaron3 a la religión como un factor protector contra el suicidio. Las creencias religiosas generalmente se consideran un factor protector contra conductas suicidas y autolesiones. Inicialmente, la pregunta era si ciertos tipos de religión estaban asociados con una mayor protección contra el suicidio.

En este contexto, cabe destacar el estudio de Durkheim en Suiza4, donde encontró que la tasa de suicidio entre los protestantes era mayor que entre los católicos, 19,7 entre los católicos, 28,5 entre los protestantes y 39,0 entre el resto de las personas por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, estudios posteriores han demostrado que la mayor parte de la protección contra el suicidio no se debe a la religión dominante, sino al nivel de implicación o importancia en la vida diaria.

Sin embargo, el papel de la religiosidad en el suicidio está subestimado y la mayoría de las escalas utilizadas para evaluar la conducta suicida no incluyen ítems relacionados con la religiosidad: Escala de desesperanza de Beck (HS), Escala de ideación suicida de Beck (SSI), Escala de intención del síndrome suicida de Beck (SIS).

En los escritos sagrados hebreos, el mandamiento de no matar condena implícitamente el suicidio5, y tanto judíos como cristianos creen que este mandamiento prohíbe el suicidio. Por ejemplo, Agustín de Hipona6 afirma que este mandamiento es claro: no dice “No matarás a tu prójimo”, sino simplemente “No matarás”; que la Biblia no permite la muerte por suicidio y que es mejor que los/as cristianos/as sufran a cometer tal pecado.

En contraste, los escritos judeocristianos recientes tienden a no condenar explícitamente el suicidio, son más comprensivos con el sufrimiento de quienes lo contemplan y tienden a enfatizar la importancia y la compasión de Dios.

Por otra parte, el Corán establece claramente el mandamiento contra el suicidio7:

¡Ni mueran (ni destruyan) Ustedes mismos! ¡Porque en verdad Allah ha sido para ustedes Misericordioso!

Como resultado, se ha argumentado que el suicidio es ilegal en muchos países musulmanes y que se sabe poco sobre el suicidio en el mundo islámico.

Las actitudes hacia el suicidio son más comprensibles en las tradiciones religiosas orientales. Aunque Durkheim8 veía el hinduismo como una religión en la que se podían identificar casos de suicidio altruista, el respeto general por la vida y la preocupación por su impacto en el karma todavía producen la visión dominante de que el suicidio no es tolerable.

La religión y los aspectos espirituales conformarían entonces un factor protector cuando se percibe como una creencia motivacional en la trascendencia, dotando de propósito a su vida. Aumentando la gratitud por la vida, herramientas para afrontar el estrés y las crisis, afrontar el estrés y los desafíos, promover la resiliencia.  Estas creencias también reducen algunos factores de riesgo, como el consumo de alcohol y otras sustancias.

Por otra parte, se conforman como factor de riesgo si se basa en actitudes fundamentalistas, modelos no inclusivos, sectas o grupos sectarios que destruyen al individuo, o motivan sentimientos de culpa e inutilidad. Los grupos espirituales o religiosos que excluyen a quienes no siguen o aceptan los cánones y doctrinas establecidos también actúan como factores de riesgo y contribuyen a la soledad y el aislamiento.

A modo de resumen, la muerte se presenta como un hecho en diversas estructuras (familia, religión, trabajo) y superestructuras (económicas, sociales, políticas, culturales) de la sociedad. Allí el suicidio depende de factores que enfrenta una persona como edad, género, actividad económica, lugar de residencia, religión, salud, etc.  El legado del catolicismo absorbido por la evangelización durante la época colonial fue la estructura (religión) o superestructura (cultura) que introdujo la ideología de que el suicidio es un pecado mortal que no puede perdonarse por ningún motivo.

[…] todo lo que constituye variación causa horror al pensamiento católico… [por eso] aspira a reinar sobre las conciencias […] no es menos verdad que el católico lo recibe todo hecho, sin examen y no puede someterlo siquiera a comprobación histórica, porque en los textos originales en que se apoya le están prohibidos.

(Durkheim, op. cit.:127)

Notas

[1] OMS (2017). Suicidio. Recuperado de: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/suicide

[2] Redacción (2023, 28 de febrero). El suicidio es la principal causa de muerte en España entre los 15 y los 29 años. OndaCero. https://www.ondacero.es/noticias/sociedad/suicidio-principal-causa-muerte-espana-15-29-anos_2023022863fe11d0b38560000164db2d.html

[3] Durkheim, E. (1982). El suicidio. Madrid: Akal Universitaria.

[4] Kelleher, MJ. , Chambers, D., Corcoran, P. (1999) Suicide and religion in Ireland: An investigation of Thomas Masaryk’s theory of suicide. Archives of Suicide Research. 5:173-80.

[5] Éxodo 20, 13.

[6] Hipona, S.A. (2004). La ciudad de Dios. Madrid. (Pág. 16 – 27).

[7] Ali, A. (2000). The Holy Qur’an: Translation and Commentary. IPCI: Islamic Vision.

[8] Durkheim, E. (1982). El suicidio. Madrid: Akal Universitaria.

Imagen | Pixabay

Cite este artículo: González, N. (2024, 10 de febrero). Religión: ¿factor protector o de riesgo ante el suicidio? Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/02/suicidio-en-la-religion

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

También puedes unirte a nuestro canal de WhatsApp o de Telegram para no perderte ninguna de nuestras novedades. 

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά: el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

También puedes hacerte miembro de Filosofía en la Red desde Patreon, en donde podrás ver el mismo tipo de contenido que en Στοά.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#catolicismo, #Espiritualidad, #hinduismo, #islam, #Judaísmo, #muerte, #religión, #suicidio
error: Content is protected !!