El ser humano, en su capacidad de razonamiento, ha buscado la permanencia de las ideas. Busca preservar los elementos hechos con sus propias manos. Dichas ideas provienen de un proceso, que inicia con una idea y que termina con algo tangible. Hablamos de las creaciones humanas, ya sean herramientas, utensilios o algún objeto, que sirva para un fin en específico dentro del ámbito social.

Tales creaciones solían ser de carácter de uso cotidiano, como lo son los utensilios para la supervivencia; también los hay más elaborados, como pueden ser aquellos en la que su finalidad era el uso ritual, si lo vemos por el lado religioso. Pero si lo reflexionamos desde la apreciación, podemos voltear a ver las primeras representaciones de los humanos. Hablamos de las pinturas rupestres, donde se muestra cómo era la vida de los primeros grupos humanos. Aquí se representan animales, o alguna actividad, como es la caza en grupo, etc.

Con el avance de la humanidad, tanto en la compresión y entendimiento del entorno, como en su razonamiento individual y colectivo, el ser humano pasó de ser un grupo nómada a ser una sociedad más compleja y estructurada. Con ello, sus mismas creaciones se fueron haciendo más complejas y difíciles de interpretar. Dentro de este auge surgieron disciplinas que se encargaban de la apreciación e interpretación de la vida, tales como la filosofía, la música, el teatro, la pintura, la escultura, la arquitectura, etc.

Filosofando el arte…

Bajo el concepto de arte, convergen diferentes creaciones y representaciones de los sentimientos, emociones y pasiones humanas. La interpretación puede ser compleja porque suele ser subjetiva. Esto significa que cada persona analiza y reacciona según su propia percepción y entendimiento. A veces, el significado que nosotros atribuimos a algo no coincide con la intención original del creador, dando como resultado una interpretación diferente. El artista expresa ciertos comportamientos a través de sus obras, los cuales no siempre pueden manifestarse verbalmente o por escrito. Sin embargo, esto no implica que dichas emociones y pasiones no puedan expresarse a través del canto o la poesía.

Para comprender mejor la naturaleza del arte y cómo abordarlo, a menudo recurrimos a la filosofía, y en particular, a una de sus ramas llamada estética. La estética se enfoca en la belleza y en cómo percibimos el arte. Es importante recordar que la filosofía se define como el amor por la sabiduría. En otras palabras, es una actividad o práctica que promueve la reflexión sobre la vida y todo lo que la rodea. A través de la estética, la filosofía nos proporciona las herramientas necesarias para entender el arte como una expresión que transmite emociones y pasiones.

Las emociones

Antes hemos hablado de las emociones y pasiones, que son respuestas humanas desarrolladas a través de nuestras experiencias individuales y colectivas. Por ello, es importante comprender qué son realmente la emoción y la pasión. La emoción es una respuesta inmediata a eventos o actividades específicas que experimentamos. En cambio, la pasión representa nuestro compromiso y determinación para alcanzar una meta concreta.

En la historia, Aristóteles ya exploraba estos temas, argumentando que las emociones influían en cómo las personas juzgan y actúan, modificando su comportamiento hacia los demás. Según él, las pasiones, como el miedo, el odio, la ira, la envidia y la piedad, también juegan un papel crucial en la regulación de nuestra conducta. Estas emociones y pasiones se asocian con el dolor y el placer, presentando siempre un contraste entre elementos positivos y negativos en nuestra vida.

La interpretación

A primera vista, esto podría parecer ajeno al arte. Sin embargo, si profundizamos y aplicamos un análisis interpretativo al comportamiento humano, encontramos que el artista, el creador del arte, experimenta una especie de purificación emocional. Durante este proceso, vive intensas emociones que solo puede expresar a través de la creación de obras, ya sean pinturas, esculturas, composiciones musicales, construcciones arquitectónicas, representaciones teatrales, entre otras, con el objetivo de comunicar algo.

Por otro lado, está el espectador, quien, a través de sus propias experiencias y conocimientos, observa e interpreta el arte de manera diferente a su creador. Esto nos lleva a enfrentarnos con una complicación adicional, o mejor dicho, nos muestra cómo puede haber múltiples interpretaciones de una misma obra artística. Esto hace que el arte sea aún más complejo en términos de su comprensión.

Reflexionando el arte

Lo que he mencionado puede parecer superficial, pero nos invita a reflexionar sobre el propósito del arte y de sus diversas representaciones. Estas provocan sensaciones y emociones que a menudo son difíciles de explicar. Lo mismo sucede con la ópera, que fusiona teatro y música, generando emociones que varían según el entendimiento y el estado de ánimo de cada persona. Esto puede desencadenar enojo, tristeza, risa, entre otros sentimientos. Esto es realmente asombroso, ya que demuestra que los seres humanos son capaces de experimentar un amplio rango de emociones.

El arte debería servir como un refugio para nuestras emociones y pasiones. Los artistas tienen la misión de recuperar la riqueza emocional de épocas pasadas. En la sociedad actual, deberíamos crear espacios que fomenten la expresión emocional para así aliviar nuestras cargas emocionales. Siguiendo, o interpretando, a Aristóteles, deberíamos encontrar un equilibrio entre nuestras emociones y pasiones que nos conduzca a ser mejores personas.

Imagen | Dall-E

Cita este artículo (APA): Mascorro, J. (2024, 03 de marzo). El arte a través de la filosofía. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/03/el-arte-a-traves-de-la-filosofia

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#arte, #emociones, #estética, #filosofía, #Interpretación, #pasiones, #reflexión
error: Content is protected !!