El vínculo humano-animal se remonta prácticamente a la aparición de la Humanidad. Durante siglos nos han proporcionado comida, materias primas, protección, ayuda durante la caza e, indiscutiblemente, su compañía. A consecuencia de ello, humanos y animales hemos evolucionado conjuntamente. Los animales han adaptado su fisiología y comportamiento a las necesidades que la humanidad demandaba. Nosotros, en cambio, hemos diseñado toda una sociedad entorno de ellos.

Aunque la relación entre nosotros comenzó más como una relación de poder (y desgraciadamente sigue siendo así para numerosas especies), en los últimos siglos esto parece haber cambiado sustancialmente. La creación del término animal doméstico ha supuesto sin duda un antes y un después en la relación que entablamos con ellos. Perros, gatos, caballos, conejos, aves, peces e incluso reptiles, han pasado a formar parte de nuestra familia. El mero interés de su presencia en nuestra vida se limita a ser un compañero con el que compartir nuestro preciado hogar.

Pero, ¿por qué este cambio?

Vínculo humano-animal

Una característica de los seres humanos es la Biofilia, o la fascinación por el reino animal. Esto nos predispone a mantener el contacto con estas increíbles criaturas. Además, existe una necesidad humana básica: la vincularse con los otros. En estos otros también se incluyen a los animales. Estos dos factores resultan claves para comprender la aparición del vínculo humano-animal.

La oxitocina es ampliamente conocida por su importante labor en el trabajo de parto. Lo que muchos desconocen es que también desarrolla una función imprescindible en la regulación de las interacciones sociales. En los últimos años se ha constatado1 que los humanos también secretamos oxitocina al compartir nuestro tiempo con un animal.

Muchos animales de compañía han desarrollado habilidades específicas para comprender nuestro comportamiento. Si tienes un perro te habrás dado cuenta de lo común que es que este te mire a la cara. Incluso cómo mira hacia el lado que tú diriges la mirada o señalas. Esto no es casualidad. Se ha demostrado2 que los perros son capaces de responder ante las señales comunicativas de los humanos.

Esto solo es una pequeña muestra de todo lo que rodea a nivel biológico, social y psicológico al vínculo humano-animal.

Beneficios del vínculo
humano-animal

Aunque este es un campo nuevo y en expansión, ya son numerosos profesionales los que han hablado sobre los beneficios de formar vínculo con un animal. Por ejemplo, está altamente contrastado3 que acariciar a un animal ayuda a reducir los niveles de ansiedad, a reducir la frecuencia cardiaca y regular la presión arterial.

Cabe destacar que los animales cuentan con una limitada capacidad para juzgar más allá de la propia experiencia4. La relación humano-animal es forjada únicamente por las interacciones que se dan entre ambos. Aquí no tienen cabida los estereotipos y los prejuicios y es por ello por lo que el contacto con estos seres promueve el desarrollo de una autoestima sana. Además, los animales son capaces de interpretar las conductas de las personas y responder de acorde a ellas. Esto favorece la autorregulación y el aprendizaje sobre las consecuencias del propio comportamiento5.

Terapias Asistidas con Animales

De hecho, el siglo pasado comenzaron a desarrollarse lo que se conoce como Terapias Asistidas con Animales6. Estas terapias alternativas implican la actuación de tres agentes: el terapeuta, el cliente y el animal de terapia. Tratan de nutrirse de todos los beneficios del vínculo entre humanos y animales desarrollando actividades en presencia de animales (normalmente perros o caballos). Permiten trabajar ámbitos tan distintos como el social, el físico o el psicológico. Y, aunque están diseñadas para personas con algún tipo de patología (por ejemplo, parálisis cerebral o trastorno del espectro autista), realmente cualquier persona podría beneficiarse de ellas.

Por ello, muchos profesionales recomiendan a sus pacientes las Terapias Asistidas con Animales como un complemento a sus terapias médicas, farmacológicas o psicológicas habituales. Además, dependiendo del animal que se utilice, los beneficios serán unos u otros. Por ejemplo, las terapias asistidas con caballos tienen una gran importancia en la rehabilitación física. El movimiento del caballo al caminar, trotar o galopar favorece la mejoría del tono muscular, el equilibrio y la relajación muscular 7.

Sin duda, las terapias asistidas con animales se han mostrado como una de las alternativas más sobresalientes en los últimos tiempos. Un proceso terapéutico distinto donde el amor por los animales reina.

Y tú, ¿estarías dispuesto a adentrarte en este maravilloso mundo?

Bibliografía

[1] Beetz, A., Uvnäs-Moberg, K., Julius, H., & Kotrschal, K. (2012). Psychosocial and psychophysiological effects of human-animal interactions: the possible role of oxytocin. Frontiers in psychology3, 234.

[2] Huber, L. (2016). How dogs perceive and understand us. Current Directions in Psychological Science25(5), 339-344.

[3] Tellier, M., & Vila, M. (2010). Protocolos de actividades para gente mayor en un programa de Terapia Asistida por Animales (TEAAC). Descargado de: http://www. terapiaconanimales. org/pdf/gente_mayor. pdf. Consultado el17, 11-15.

[4] San Joaquín, M. (2002). Terapia asistida por animales de compañía. bienestar para el ser humano. Temas De Hoy, 1(4), 143-149.

[5] Chandler, C. K. (2012). Animal assisted therapy in counseling (2nd ed. ed.). Routledge.

[6] Redacción (s.f). Qué son las Terapias Asistidas con Animales. Fundación Affinity. https://www.fundacion-affinity.org/la-fundacion/accion-social/que-son-las-terapias-asistidas-con-animales

[7] García, R. (2015). Fundamentación psicológica sobre el desarrollo de habilidades sociales en escolares autistas desde la equinoterapia como medio de la actividad física adaptada. Lecturas: Educación Física Y Deportes, (206).

Imagen | Generada con Canva

Cita este artículo (APA): María, M. (2024, 30 de marzo). El vínculo humano-animal a lo largo de la Historia. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/03/el-vinculo-humano-animal-a-lo-largo-de-la-historia

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#animales, #psicología, #terapias asistidas con animales, #vínculo

por Míriam María Vázquez

Actualmente, estudiante del grado de psicología en la UAM, aunque vive en Guadalajara, España. Apasionada por la escritura desde que tengo uso de razón y enamorada de la divulgación desde que conocí este pequeño mundo del conocimiento.

error: Content is protected !!