La importancia de la asignatura de filosofía en la educación básica y media superior

En el dinámico y cambiante panorama educativo del siglo XXI, en un país de Latinoamérica (México), en el que los avances tecnológicos cambian constantemente y vuelcan las miradas sobre ellos, la pregunta sobre si la enseñanza de la filosofía es un conocimiento obsoleto emerge como una cuestión de debate significativa. ¿Es la filosofía simplemente un relicario del pasado, un vestigio intelectual que ha sido superado por los avances de la ciencia y la tecnología? O, por el contrario, ¿tiene aún un papel vital que desempeñar en la formación de mentes jóvenes en la educación básica y media superior?

Para responder a esta cuestión, es fundamental trascender la percepción superficial de la filosofía como una disciplina abstracta y desligada de la realidad cotidiana. En su núcleo, la filosofía se ocupa de las preguntas más cruciales y trascendentales que enfrenta la humanidad: cuestiones sobre la existencia, el conocimiento, la moralidad, la política y el propósito de la vida misma. Es a través de la filosofía que los individuos han explorado y reflexionado sobre los grandes misterios y desafíos de la existencia humana a lo largo de los siglos.

En el contexto educativo actual, marcado por un énfasis en la especialización técnica y la formación profesional, algunos podrían argumentar que la filosofía carece de relevancia práctica y utilidad en el mundo moderno, debido a que no tiene una utilidad práctica en el panorama contemporáneo. Sin embargo, tal perspectiva subestima gravemente el valor intrínseco y duradero de la filosofía como una herramienta para el desarrollo intelectual y moral de los estudiantes.

En primer lugar, la enseñanza de la filosofía fomenta el pensamiento crítico y la capacidad de análisis. Al enfrentarse a preguntas filosóficas complejas, los estudiantes aprenden a cuestionar el mundo que los rodea, evaluar argumentos y llegar a conclusiones fundamentadas. En un mundo inundado de información y opiniones contradictorias, la capacidad de discernir entre lo verdadero y lo falso, lo relevante y lo trivial, es más crucial que nunca. En un supuesto caso que los jóvenes se enfrenten a dilemas, con el diálogo filosófico, el estudiante será capaz de discernir correctamente los puntos a favor y en contra.

Además, la filosofía promueve el diálogo interdisciplinario al tender puentes entre diferentes áreas del conocimiento. Al explorar temas filosóficos como la naturaleza de la realidad, la mente y el cuerpo, la justicia y la moralidad, los estudiantes adquieren una comprensión más profunda y holística del mundo que los rodea. Esta integración de ideas y perspectivas es esencial en un mundo cada vez más interconectado y complejo, donde los problemas no pueden ser abordados desde una única disciplina o perspectiva.

Por otro lado, la enseñanza de la filosofía estimula la creatividad y la imaginación al invitar a los estudiantes a pensar de manera no convencional y a considerar posibilidades más allá de lo evidente. La filosofía desafía a los estudiantes a cuestionar las convenciones sociales y a explorar nuevas formas de pensar y de ver el mundo. Esta capacidad de pensar de forma creativa es esencial en un mundo en constante cambio, donde la innovación y la adaptabilidad son cualidades cada vez más valoradas.

Pero quizás el aspecto más importante de la enseñanza de la filosofía es su capacidad para cultivar la reflexión ética y el carácter cívico responsable. Al explorar dilemas morales y confrontar cuestiones de justicia social, los estudiantes desarrollan un mayor sentido de empatía y compasión, así como un compromiso ético con la construcción de un mundo más justo y equitativo. En un momento en que la polarización política y la desigualdad social son cada vez más acuciantes, la filosofía ofrece una plataforma para el diálogo constructivo y la búsqueda de soluciones éticas a los problemas que enfrenta la sociedad.

En conclusión, la enseñanza de la filosofía no solo no es un conocimiento obsoleto, sino que es más relevante que nunca en el contexto educativo contemporáneo. Al fomentar el pensamiento crítico, promover el diálogo interdisciplinario, estimular la creatividad y cultivar la reflexión ética, la filosofía ofrece herramientas fundamentales para el desarrollo integral de los estudiantes y para la construcción de una sociedad más justa y equitativa. En última instancia, la filosofía no es simplemente una materia escolar, sino una invitación a explorar las preguntas más profundas y trascendentales que han intrigado a la humanidad a lo largo de la historia.

Imagen | Unsplash

Cita este artículo (APA): Garza, M. (2024, 19 de marzo). La importancia de la asignatura de filosofía en la educación básica y media superior. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/03/la-importancia-de-la-filosofia-en-la-educacion

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#educación, #enseñanza, #enseñanza de la filosofía, #escuela, #utilidad de la filosofía
error: Content is protected !!