La ironía socrática: clave para el pensamiento crítico

En la bulliciosa plaza de Atenas, era una escena común encontrarse con Sócrates, el filósofo errante, inmerso en sus interminables diálogos con los ciudadanos. Su presencia era tan habitual como la brisa matutina, siempre dispuesto a desafiar las concepciones arraigadas y buscar la verdad a través de su método. Con su característica forma de presentarse ignorante y curioso, Sócrates se sumergía en conversaciones profundas, tratando de encontrar la verdad con sus interlocutores, aquellos que se decían sabios.

La famosa frase “yo solo sé que no sé nada“, atribuida a Sócrates, encapsula la esencia de su método filosófico. Aunque no existe evidencia directa de que haya pronunciado estas palabras, reflejan la actitud fundamental que subyace en su enfoque. Sócrates no afirmaba poseer un conocimiento absoluto, sino que reconocía su propia ignorancia y buscaba constantemente la verdad a través del cuestionamiento y el diálogo. Esta actitud de humildad intelectual y apertura a la indagación es la piedra angular de su legado filosófico, que trasciende las palabras específicas que se le atribuyen y resuena en la práctica de la filosofía hasta nuestros días.

La ironía —socrática—, es una técnica retórica que forma parte del método empleada por el filósofo griego, y va más allá de la mera inversión de afirmaciones. En su esencia, consiste en un acto magistral de fingir ignorancia para inducir a su interlocutor a expresar sus ideas, desentrañar sus pensamientos y, a través del diálogo, alcanzar la verdad. Sócrates, hábil maestro del cuestionamiento, utilizaba esta técnica para iluminar las inconsistencias en el pensamiento ajeno y fomentar el desarrollo del razonamiento crítico.

La ironía de Sócrates consiste en afirmar su propia ignorancia, hacer que su opositor exponga sus puntos de vista para mostrarle, mediante un método de preguntas que siempre dan en el blanco, cuál es su error. Si Sócrates duda, duda para finalmente no dudar; si Sócrates es irónico, lo es para mostrar la confusión de espíritu en que suelen estar sus interlocutores1.

En el método socrático de enseñanza, la ironía socrática se manifiesta como una estrategia didáctica poderosa. Al presentarse como ignorante y ceder aparentemente el lugar de experto a sus alumnos, Sócrates los impulsa a exponer sus creencias, sus supuestas verdades. Este acto de aparente modestia intelectual permite a Sócrates ahondar en la comprensión de sus alumnos, cuestionando sus preconcepciones y guiándolos hacia una visión más clara y refinada del tema en cuestión.

Los diálogos platónicos son testigos de la maestría de Sócrates en esta técnica. Comenzando con una declaración de ignorancia sobre el asunto en discusión, Sócrates desata un torrente de preguntas que, hábilmente elaboradas, llevan a su interlocutor a cuestionar sus propias convicciones. A través de este proceso dialéctico, revela las falacias en las supuestas verdades de sus interlocutores, sembrando la semilla del pensamiento crítico y el escepticismo saludable. Un ejemplo de la ironía socrática dentro de los diálogos de Platón lo encontramos en La República, cuando Trasímaco arremete contra Sócrates después de que este se planta con actitud ignorante y humilde:

¡Por Hércules! Esta no es sino la habitual ironía de Sócrates, y yo ya predije a los presentes que no estarías dispuesto a responder, y que, si alguien te preguntaba algo, harías como que no sabes, o cualquier otra cosa, antes que responder2.

La ironía socrática, entonces, emerge como una herramienta pedagógica invaluable en la búsqueda de la verdad y el conocimiento. Al fomentar la interrogación y el diálogo constructivo, desafía las nociones preconcebidas y promueve un examen más profundo de las ideas y los conocimientos. En contraste con la instrucción directa o la retórica persuasiva, la ironía socrática se erige como un faro de sabiduría que ilumina el camino hacia la comprensión auténtica.

Notas

[1] Xirau, R. (2011). Introducción a la historia de la filosofía. Universidad Nacional Autónoma de México.

[2] Platón. (2011). La República (C. Eggers Lan, Trad.). Gredos.

Imagen | Copilot Designer

Cita este artículo (APA): Teja, L. (2024, 23 de marzo). La ironía socrática: clave para el pensamiento crítico. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/03/que-es-la-ironia-socratica

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#filosofía, #Grecia, #ironía socrática, #mayéutica, #método socrático, #socrátes
error: Content is protected !!