fbpx

El espacio museográfico surgió con el objetivo de salvaguardar la obra artística a través del tiempo. Con el paso de los años, los museos se convirtieron en espacios públicos para la difusión cultural, lo que tuvo como consecuencia que la obra de arte perdiera su intención artística y transmutara a un banal objeto de consumo. Al “vulgarizar” de cierta manera la obra, los museos se convirtieron en recintos para dar cabida a interpretaciones carentes de fundamentos por parte del espectador, lo que denigra la intención del artista.

Aunado a lo anterior, surgieron entre la década de los sesenta y setenta “artistas” que pretendían romper los paradigmas clásicos de la construcción del arte, ¡un grave error! Entre este séquito de personajes estadounidenses de contracultura exit, destacó Andy Warhol1.

Warhol se hizo de una reputación por su creación de pinturas de objetos de consumo y su serigrafía, lo que tuvo como resultado el surgimiento del llamado Pop Art. Lo propiciado por Warhol, más que una corriente artística, fue la tecnificación del arte. Warhol hizo de la pintura una especie de fotografía de las estrellas de Hollywood y comestibles enlatados, lo que conllevó a una inminente reproducción en masa de las pinturas.

Sin conciencia de lo provocado, Warhol destrozó el valor estético de la obra de arte. Las pinturas fueron despojadas de su esencia metafísica, es decir, la obra artística dejó de ser un vínculo con lo transcendente para convertirse en un consumible propiciador de estatus social. Warhol contribuyó a que el único medio no natural por el cual los hombres gozan del júbilo de la experiencia estética se cosificara.

El hermeneuta italiano Gianni Vattimo describe en su obra, El fin de la modernidad (1986), el inminente ocaso provocado por la obra de Warhol. En su libro hace hincapié sobre la muerte de la obra como valor ontológico del ser humano; la pintura pareciese ser un cascarón vacío que en cualquier momento se vuelve desechable. La obra de arte no tiene un principio ni un final, no tiene destino alguno, ni mucho menos objetivo para con el hombre. Es este el momento donde el arte muere. Pese a lo anterior, Warhol sigue siendo una alusión en la pintura del siglo XX; museos en todo el mundo exhiben su obra como referente artístico.

Causa un despojo saber que el reflejo de la condición actual del arte y los recintos en donde se aloja ha perdido toda percepción de la condición humana. Warhol es el arquetipo de la posmodernidad inminente de nuestra actualidad. El deber del artista es hacer partícipes a los hombres del goce de lo transcendente, sin provocar el ocaso de la experiencia estética.

La muerte del arte, como valor estético que se vincula con lo divino, solo es un síntoma del inevitable ocaso de miseria en el que se ha sumergido el hombre. Sin arte, el humano no es más que una bestia que no distingue ya entre las formas divinas y la tecnificación de la banalidad.

Notas

[1] Andy Warhol (1928 – 1987) fue un artista plástico y actor estadounidense que desempeñó un papel crucial en el nacimiento y desarrollo del pop art.

Imagen | Wikipedia

Artículo de:

Carlos Javier Ramírez Valdés (autor invitado):
Originario del Estado de México. Licenciado en filosofía por el Instituto Salesiano de Estudios Superiores. Apasionado por los temas de estética, existencialismo y posmodernidad.

Cita este artículo (APA): Ramírez, C. (2024, 29 de abril). La muerte del arte. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/04/la-muerte-de-arte

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#arte, #cultura pop, #estética, #hermenéutica, #museo, #Pop Art

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!