Etimológicamente, el ateo1 es el que carece de Dios y dioses. Así entendido, una persona atea no tiene ningún dios ni Dios2. Si bien es una aproximación al significado de ateísmo bastante intuitiva, la cuestión misma de qué es el ateísmo no es tan fácil como parece a simple vista, porque el término en sí es difícil de definir o especificar. En este artículo, se verán algunas clarificaciones a la definición de ateísmo de tres filósofos no-teístas, con el fin de alcanzar un mejor entendimiento de qué es el ateísmo.

El ateísmo psicológico y metafísico

Tal como dice Paul Draper, ateísmo es una palabra polisémica, tiene muchos significados. Resalta dos sentidos: el sentido psicológico y el sentido metafísico. Entendido del primer modo, el ateísmo es un estado psicológico de una persona: tal persona carece de la creencia en algún dios o de Dios. Así, la persona atea simplemente no cree, más no niega la existencia de Dios o dioses. En consecuencia, este ateísmo no es una proposición.

Sin embargo, Draper menciona que, en la filosofía de la religión, es el sentido metafísico el que prevalece y el de uso estándar. Ateísmo es, en tal sentido, la proposición de que no hay dios o Dios; o sea, la negación de la proposición de que existe un dios o Dios.

Esto implica que ser ateo es más que carecer de la creencia en la divinidad: el ateo debe negar que exista la divinidad. Esta definición es usualmente aceptada y asumida tanto por filósofos teístas como ateístas, lo que es notable en los debates en torno a ambas posiciones. Este sentido supone, pues, que para afirmar adecuadamente el ateísmo, el ateísta deba proveer argumentos a favor de su posición.

Una razón a favor, dice Draper, de definir este término de este modo es que vuelve capaz (intelectualmente hablando) al ateísmo de responder a la pregunta de si hay algún dios o Dios; es decir, permite clasificar una posición filosófica y metafísica en torno a esta pregunta.

Además, esta definición permite volver simétricos los conceptos de ateísmo y teísmo: si el teísmo es una proposición, entonces el ateísmo es una proposición. En efecto, para argumentar la falsedad del teísmo, se debe entender dicha falsedad como una proposición negativa; es decir, el teísmo es falso, ergo, no hay ningún dios o Dios —esto es ateísmo.

El ateísmo y otras posiciones

Por su parte, Graham Oppy, filósofo ateo de bastante renombre, justamente sigue esta definición: para él, el ateísmo es la afirmación de que no hay Dios o ningún dios, y un ateo es aquel que cree que no hay divinidad.

Diferencia la actitud atea de otras dos que carecen de la creencia teísta: un inocente es aquel que nunca ha considerado la pregunta de si hay Dios o dioses, y no tiene ninguna noción de la divinidad ni sostiene tal creencia; un agnóstico es aquel que ha considerado la pregunta de si hay Dios o dioses, pero no cree que existan como que no existan. Si bien los tres no creen, el ateo se diferencia de los otros dos por cuanto cree que no hay Dios ni dioses.

A esta triple distinción de creencias, se añade el teísta, el cual es, según Oppy, el que cree en la existencia de la divinidad, ya sea en Dios o en al menos un dios. Así, tenemos a la creencia o actitud inocente, agnóstica, ateísta, y teísta.

Por su parte, Robert Nola realiza una distinción entre tres doctrinas que agotan todas las posibilidades en este asunto: monoteísmo, politeísmo, y ateísmo; no pueden, además, ser simultáneamente verdaderas, o sea, solo una de ellas puede ser verdadera.

Independientemente de los atributos que pudiéramos adscribir a la divinidad, en las tres posiciones se habla de la existencia (o inexistencia) de Dios y de dioses. Como entra en el campo de la existencia de una entidad, este tema incide claramente en ontología, porque estas posiciones no son acerca de que conocemos, creemos, etc., sino acerca de cuestiones que son independientes de todo esto: son cuestiones metafísicas, no epistemológicas. Las tres posiciones son doctrinas metafísicas, según Nola.

Distinguiendo al ateísmo

Conviene distinguir al ateísmo de otras posiciones o doctrinas. Algunos, de acuerdo con Oppy, confunden el ateísmo con el materialismo, el fisicalismo, el nihilismo, el escepticismo, el naturalismo, y el humanismo. Si bien es cierto que algunos ateos sostienen algunas de estas posiciones, no es cierto que el ateísmo se identifique por definición con estas doctrinas, ya que perfectamente puede haber ateos no-fisicalistas, no-materialistas, etc.

Brevemente, diferenciemos el ateísmo del materialismo y naturalismo, posiciones con las cuales es usualmente confundido. En ontología se postulan ciertas categorías en torno a lo que es o existe; podemos notar, siguiendo a Nola, cuatro categorías: entidades particulares o concretas (entes que están ubicadas en el espacio-tiempo); entidades abstractas (números, conjuntos, mundos posibles, etc.); mentes o almas (entendidas como substancias inmateriales); entidades supernaturales, como lo son los dioses o Dios.

El materialismo y naturalismo implican la negación de la realidad de la segunda y tercera categoría (además de la cuarta), pero el ateísmo, por el contrario, no implica necesariamente ello; lo único que supone es la negación de lo supernatural y/o de aquello que llamamos Dios o dioses, más no la inexistencia de entidades abstractas o substancias inmateriales. Perfectamente, puede haber personas ateas que aceptan la existencia de las Ideas de Platón3, o de mentes inmateriales, y no por ello dejar de ser ateas.

Hemos, pues, definido el ateísmo como una proposición filosófica en torno a la realidad, específicamente en torno a la realidad de la divinidad. Podemos llamar a esta clase de ateísmo como ateísmo metafísico u ontológico, tal como lo nombra Nola. Esta definición de ateísmo es, de acuerdo con el mismo autor, muy estrecha.

Es justamente la confusión del ateísmo con otras doctrinas lo que lleva al concepto común de un ateísmo más «denso»: aquel ateísmo que abarca toda una cosmovisión, la cual rivaliza con las cosmovisiones religiosas y tiene consecuencias en torno a muchísimos aspectos, ya sean religiosos, políticos, sociales, etc. Así entendido, el ateísmo es comparable al cristianismo, judaísmo, e Islam, en tanto es algo más que una posición ontológica. 

Conclusión

En resumen, el ateísmo se define como una posición filosófica que niega la existencia o realidad de la divinidad, una negación tanto del politeísmo como del monoteísmo. Esta es una definición metafísica u ontológica, de tal manera que este es un ateísmo metafísico.

Esta noción es la más usada en filosofía de la religión. No obstante, este concepto de ateísmo es estrecha, ya que hay nociones de ateísmo más densas que suponen una cosmovisión. Además, el ateísmo es, por definición, diferente de otras posiciones filosóficas o doctrinas, como el fisicalismo, materialismo, naturalismo, entre otras. Vemos, pues, que, de forma muy básica, el ateísmo es la negación de lo divino, lo que lleva al ateo (si es que quiere afirmar con sustento su posición) a argumentar en contra del teísmo.

Notas

[1] Según la RAE, ateo viene de la palabra latina atheus, la cual, a su vez, proviene del vocablo griego átheos (ἄθεος) que quiere decir (literalmente) sin dios.

[2] Hablaré de Dios y dios/es conjuntamente, ya que en las tradiciones monoteístas se enfatiza con una mayúscula la divinidad, de tal modo que Dios es distinto de cualquier dios para estas tradiciones.

[3] De hecho, un filósofo ateo que sostiene el ateísmo platónico es Eric Steinhart, quien recientemente publicó un libro llamado Atheistic Platonism: A Manifesto, donde defiende esta clase de ateísmo, argumentando que es este más preferible que lo que él llama «ateísmo nihilista». Este ateísmo suyo es un ejemplo de un ateísmo no-naturalista.

Bibliografía

Draper, P. (2022, 22 de marzo). Atheism and Agnosticism (E. N. Zalta, Ed.). Stanford Encyclopedia of Philosophy. https://plato.stanford.edu/entries/atheism-agnosticism/

Oppy, G. (2019). Atheism: The Basics. Routledge.

Nola, R. (2019). Definition: Atheism. En J. W. Koterski & G. Oppy (Eds.), Theism and Atheism. Opposing Arguments in Philosophy (pp. 19-33). Macmillan Reference USA.

Imagen | Unsplash

Cita este artículo (APA): Arce, E. (2024, 30 de abril). Definiendo el ateísmo. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/04/que-es-el-ateismo

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#Ateísmo, #filosofía de la religión, #Metafísica, #Ontología, #religión
error: Content is protected !!