¿Puede la tecnología sustituir al arte? Reflexiones sobre el anuncio del nuevo iPad Pro M4

El 7 de mayo de 2024, durante el evento “Let Loose”, Apple renovó su línea de iPads, específicamente las versiones Air y Pro. El iPad Pro, que no había visto una actualización desde 2022, presentó varias mejoras notables: entre ellas, se incluye un nuevo procesador, el M4, que aún no se ha integrado en sus ordenadores, y un diseño ultrafino, proclamándolo así como su producto “más delgado” hasta la fecha.

Para destacar esta última característica, presentaron el comercial Crush! Este cortometraje muestra una variedad de objetos como lentes de cámara, un saxofón, pinturas, libros, entre otros artículos de consumo y creatividad. Al principio, estos se muestran juntos antes de ser aplastados por una prensa hidráulica que, al terminar su ciclo, se abre para revelar el nuevo iPad Pro, enfatizando que todas esas herramientas creativas se pueden condensar en un dispositivo tan delgado.

El mensaje, a priori, parece obvio: el iPad Pro es capaz de sustituir todos los gadgets aplastados; puedes tener todas las capacidades de dichos artilugios en un único dispositivo, uno que es extremadamente fino. Pero a la empresa con sede en Cupertino las cosas no le salieron como probablemente lo imaginaron en el departamento de marketing, porque lejos de causar sensación entre las y los espectadores, a los pocos minutos múltiples voces se expresaron en contra1 de lo que, argumentaban, era la destrucción del arte, o de lo creativo.

Antes de continuar con la reflexión, es importante matizar una cosa: este pensamiento —el de Apple— no es la primera vez2 que está presente en el mundo tecnológico: en los 80, con la moda del PC y con todo lo que este estaba reemplazando; y en años recientes, con la llegada de los teléfonos inteligentes sustituyendo también múltiples objetos. Además, hay algo curioso: en 2008 LG publicó un anuncio muy similar3 para promocionar su móvil LG KC910 Renoir.

Pero, si no es una reflexión actual, ¿a qué se debe todo el alboroto? Un alboroto tan grande que llevó a Apple a cancelar4 la emisión del anuncio en televisión días después, acompañado de una disculpa pública. Podría argumentarse que es simplemente porque es Apple, o incluso, siendo más quisquillosos, porque el ruido mediático de 2024 no es el mismo que en 2008, pero creo que hay otros factores involucrados.

Con la irrupción de la inteligencia artificial en el imaginario popular, es decir, desde el boom de ChatGPT, las reflexiones sobre lo humano y la creatividad han hecho mella tanto en filósofos y filósofas como en la población en particular, recalando, sobre todo, en artistas, pues los modelos generativos han puesto en el horizonte posibles escenarios en donde estos son reemplazados por IAs capaces de generar texto, imágenes, vídeos, canciones, entre otras muchas cosas.

Los artistas y sus obras se sienten —y están, según yo— amenazados por la sombra del reemplazo. La prensa de Apple, sin pretenderlo, refuerza la idea —de acuerdo a los críticos del anuncio5— de que la tecnología puede sustituir cosas: desde las herramientas para crear hasta, por qué no, sus creadores.

¿Es así?

Pienso que no, o al menos no de la forma en como las voces de Internet dicen. El anuncio, a mi ver, solo se enfoca en las herramientas, sin aludir a IAs y reemplazos, o a la creatividad. Lo único que la compañía norteamericana pretendía es enfatizar que todos los artilugios se comprimen en uno solo, que la tecnología nos permite ahora hacer mucho en un solo aparato. Pero, al mismo tiempo, hay un elemento que no todos están viendo: la reacción se exacerbó, creo, no por “los artistas reemplazados” sino por “la destrucción del arte” o de elementos artísticos.

Es entonces dónde surge la pregunta: ¿debemos respetar el arte? No podemos comenzar a responder sin antes definir —intentar hacerlo— lo que es el arte, o lo que se entiende como tal:

Para Aristóteles6, el arte es una forma de imitación (mimesis), que representa la realidad y transmite la verdad emocional a través de la representación. Según él, el arte no solo imita la naturaleza, sino que también la completa. Leo Tolstoy, por su parte, definió el arte7 como un medio para comunicar emociones, donde el artista transmite sus sentimientos al público, creando una experiencia compartida y emocionalmente cargada. Martin Heidegger8, por el contrario, vio el arte como la manifestación de la verdad a través de la obra, donde la “obra de arte” establece un mundo propio y desvela aspectos de la realidad que de otro modo permanecerían ocultos.

¿El anuncio de Apple, entonces, destruye el arte?

No. Y tampoco atenta contra la creatividad porque esta, en teoría, no debería de estar basada en elementos físicos, ya que es un proceso de “desterritorialización” en donde las ideas fluyen libremente, deshaciéndose de las estructuras convencionales y generando nuevas formas de expresión y existencia9. Es decir, la creatividad es algo intangible que no depende de lo tangible para existir: destruir un instrumento musical no hace que no se pueda crear música; una persona creativa encontrará cómo generar un ruido con ritmo con cualquier artilugio a su alrededor.

Más allá de eso, y cogiendo la definición de Tolstoy, Apple no destruye arte, sino que crea arte. El anuncio comunica algo, transmite una emoción. Los artistas de marketing provocan una carga de emociones buscando despertar algo en el espectador; sí, el mensaje directo es “compra el iPad Pro”, pero, al mismo tiempo, nos evoca el avance tecnológico y cómo todo lentamente se fusiona. En lo que falla es en la forma.

Ver la destrucción de elementos artísticos y de las herramientas que facilitan la creación de arte no agrada. Aunque en la red existen numerosos videos que muestran la destrucción de objetos y que son del gusto de muchos, la percepción cambia cuando se trata de la destrucción masiva y coordinada de múltiples elementos artísticos para dar paso a un nuevo objeto, que se asoma al mundo con la sombra, como decía al inicio, de la inteligencia artificial.

Más allá, a modo de conclusión, de plantear una postura definitiva o de “dar a entender” que Apple no hizo nada malo, creo que el punto de reflexión debe de ser más profundo: ¿estamos preparados para integrar la tecnología en nuestros procesos creativos, o hay aspectos de nuestra humanidad que queremos preservar exclusivamente para los seres humanos?

Notas

[1] Pastor, J. (2024, 09 de mayo). En su nuevo anuncio, Apple aplasta la tecnología analógica con el iPad. Hay gente muy enfadada. Xataka. Sitio web: https://www.xataka.com/tablets/su-nuevo-anuncio-apple-aplasta-tecnologia-analogica-ipad-hay-gente-muy-enfadada

[2] 20 years later and all of these things fit in your pocket. . . : r/interestingasfuck. (2018). Sitio web: https://www.reddit.com/r/interestingasfuck/comments/8hv4jp/20_years_later_and_all_of_these_things_fit_in/

[3] LG UK. (2008, 17 de noviembre). TV advert 30sec – LG KC910 Renoir [Video]. YouTube. Sitio web: https://www.youtube.com/watch?v=NcUAQ2i5Tfo

[4] Márquez, J. (2024, 10 de mayo). “Lo sentimos”: Apple se disculpa por el anuncio del iPad donde una prensa aplasta todo tipo de elementos creativos. Xataka. Sitio web: https://www.xataka.com/empresas-y-economia/sentimos-apple-se-disculpa-anuncio-ipad-donde-prensa-aplasta-todo-tipo-elementos-creativos

[5] @AngelicaOung en X: “Everybody hated That Apple Ad but the Japanese REALLY hated it. I’ve never seen so many upset Japanese ppl commenting on a single thread: https://t.co/OyAOl37ilr” / X. (2024, 08 de mayo). X. Sitio web: https://x.com/AngelicaOung/status/1788241764383678900

[6] Aristóteles. (350 a. C.). Poética.

[7] Tolstoy, L. (1897). ¿Qué es el arte?

[8] Heidegger, M. (1935). El origen de la obra de arte.

[9] Deleuze, G., & Guattari, F. (1980). Mil mesetas: Capitalismo y esquizofrenia.

Imagen | Apple (YouTube)

Cita este artículo (APA): García, M. (2024, 22 de mayo). ¿Puede la tecnología sustituir al arte? Reflexiones sobre el anuncio del nuevo iPad Pro M4. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/05/apple-destruye-creatividad

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#Apple, #arte, #creatividad, #entre bits, #tecnología

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!