El género de la ciencia ficción como respuesta a la caída de Occidente

En artículos recientes hemos tratado con brevedad la cuestión de la caída de la inocencia occidental y cómo la literatura y la filosofía han respondido a ella, ya fuera por medio de obras de corte serio e intelectual como Ser y tiempo, o a través de aniñadas fantasías, como las obras de Tolkien y C. S. Lewis. Sin embargo, nos queda todavía un terreno literario del que dar cuenta. Los viajes a idílicos pasados medievales están bien, pero ¿qué hay del horizonte de posibilidades que es el futuro o de la vida extraterrestre en galaxias lejanas?

La ciencia ficción nace como género en 1920, aunque su popularidad aumenta a mediados de siglo dados los constantes avances científico-técnicos que se estaban dando a marchas forzadas. A mi juicio, lo que subyace en estas producciones artísticas, la enfermedad de la cual son síntoma, es el anhelo del futuro utópico que en un principio se juzgó como alcanzable por medio del desarrollo del saber de las ciencias naturales a las que la Modernidad había dado primacía. Esta idea inocente se esfumó ante nuestros ojos con el asesinato indiscriminado de inocentes al que llevó la Segunda Guerra Mundial y su espíritu de progreso cientificista alejado de lo moral.

De ello se desprende, pues, que lo que puede hallarse en este ámbito literario es el reflejo del mundo que habríamos alcanzado si la ciencia hubiera continuado su camino moderno de armonioso avance (algo de esta ansiada armonía científica se encuentra en la afable actitud de Star Trek). Y si bien ya hemos dicho que hoy en día es imposible alcanzar la utopía tecnológica que estas obras artísticas proponen, ha de surgirnos, ya solo por la existencia de este género, alguna que otra pregunta en torno a la cuestión de la decadencia: ¿ha caído verdaderamente la confianza en la ciencia si seguimos fantaseando tanto con los viajes en el tiempo y las batallas de naves espaciales en la oscuridad del espacio exterior? 

Lo cierto es que, por una parte, la ciencia ficción revitaliza arcaicos mitos culturales que han constituido la cultura europea desde sus orígenes hasta la Modernidad e incluso la actualidad, pero que, por otra, también critica duramente aquello a lo que ha llegado el decadente espíritu falo-logocéntrico de Occidente. Véase la dura reflexión realizada por Star Wars, saga en la cual el Imperio galáctico recuerda inevitablemente al afán de dominación del sujeto racionalista y matemático, colonialista y machista que Descartes expone en sus Reglas para la dirección del espíritu y su Discurso del Método, y que queda unido al nazismo o, más bien, identificado con él. 

¿En qué medida la ciencia ficción continúa recreando los mitos constitutivos de la cultura occidental? En la medida en la que el mito del buen y el mal salvaje sigue siendo visible. En Grecia se hablaba de los cíclopes de las islas lejanas, construyendo la idea de la otredad irracional y la naturaleza caótica para dar cuenta de lo que significa no someterse a la razón ordenadora del hombre. Con la colonización de América se da la vuelta a la historia del malvado monstruo de un solo ojo para construir el mito del buen salvaje, idealizando a los nativos como el ideal de la inocencia perdida. Con la ciencia ficción ya no bastan las islas imaginarias y la invención de virtuosos hombres naturales como el superhéroe rousseauniano. La Tierra entera ha sido descubierta, por lo que nos vemos obligados a mirar a las estrellas. Así llegamos a las selvas bestiales de Pandora en las que habitan los bellos Na’vi de la saga Avatar.

Se reivindica la inocencia perdida al mismo tiempo que se sueña con un futuro técnico-científico mejor, reinventando y prolongando artificialmente la vida de un modo de ver el mundo que ya es obsoleto: el sujeto racionalista que confía en su ciencia y que reflexiona sobre la humanidad de los nativos es el mismo sujeto que dirige grandes producciones audiovisuales como las ya mencionadas.

¿Por qué seguir la estela de una filosofía ya muerta? ¿Por qué no superarla y crear categorías nuevas que puedan decir más y mejor lo que las cosas son o deberían ser? El combate contra la decadente Modernidad ha de librarse con toda la fuerza que pueda reunirse. Ellos tienen las pistolas láser de los soldados clon y los sables de luz, pero nosotros tenemos la posibilidad de reconstruir la carga conceptual de la mirada que dirigimos al mundo. La enfermedad de la cual la ficción científica es síntoma es la creencia absurda en que si bien la ciencia no dice todo lo que se puede decir, sí que dice todo lo que se debe escuchar.

Ante esto yo digo «no». Me levanto frente a Descartes como el hombre rebelde de Camus y juzgo inaceptable este nuevo mandato. Reivindico, pues, el ejercicio de una mirada filosófica que se levante a sí misma como síntesis superadora de la amarga racionalidad de los científicos. ¿Cómo podemos hacer esto? ¿Cómo podemos emanciparnos de la ya vieja, arcaica y demente razón moderna? Dirigiendo la mirada al poder creador del arte para darle el lugar que debe ocupar en nuestra teoría del conocimiento.

Imagen | Pixabay

Cita este artículo (APA): Gómez, G. (2024, 01 de mayo). El género de la ciencia ficción como respuesta a la caída de Occidente. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/05/ciencia-ficcion-respuesta-caida-occidente

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#Ciencia ficción, #cultura popular, #el declive de occidente, #mitos
error: Content is protected !!