fbpx

El precio de la libertad de expresión: el caso de Fernando Savater

Más allá de lo bueno o malo que sea como filósofo Fernando Savater, este escrito busca reflexionar sobre algo particular que le sucedió en enero de 20241, pero que desafortunadamente no ha sido cubierto mediáticamente en el mundo “académico“, pese a la fama del personaje, pero sobre todo, por lo que esto puede implicar como antecedente para toda aquella persona que quisiera trabajar —o trabaja— como intelectual.

En resumen: él concedió una entrevista en la que, grosso modo, dijo cosas no tan favorables acerca del diario en el que trabajaba (El País). Alegando un poco a la longevidad en su puesto (siendo empleando desde la fundación del diario) opinó sobre diferentes cuestiones con “cierta autoridad”. Más tarde que pronto, la dirección publicó una nota en donde informaba que el filósofo era despedido tras 47 años de ser columnista.  

Lo anterior trae a colación algo interesante: ¿qué tan libres somos realmente de opinar? En las sociedades occidentales, presumimos o nos jactamos de tener algo que llamamos “libertad de expresión”. Con matices pertinentes, y no exentos de debate, entendemos que podemos, en teoría, decir lo que queramos siempre que no afectemos a terceras personas. Como digo, hay muchas tensiones sobre los límites, o no, de esta teórica libertad, pero más allá de esto, y sin profundizar mucho, mientras no difames o generes un discurso de odio, o incites a la violencia, todo está “permitido”.

¿Pero es así? 

Dejemos un poco sobre el suceso con el filósofo español, y extrapolémoslo a nosotros como empleados de una empresa: ¿ser trabajador de una compañía me hace o me condiciona a no poder criticar sus formas? 

Evidentemente, hay matices, porque uno puede alegar el hecho de que si no se está conforme en un lugar, de trabajo, asociación, etc., lo más sano sería salirte de ahí. Pero, ¿dónde podríamos trazar la línea de inconformidad? ¿Debo de opinar negativamente solo si no pertenezco al lugar del que me inconformo? ¿O puedo —y debo— de alzar mi voz estando ahí?

Volvamos nuevamente al filósofo. Más allá de todo, podríamos decir algo contundente: ¿de qué se sorprende su empleador si dicho empleado es filósofo? Es decir, no se supone que lo tienen como columnista para opinar, reflexionar, para “filosofar“. ¿No es acaso su oficio? ¿Por qué sorprenderse, entonces, de que este hable y diga cosas no tan favorables con la institución? Al final, está “filosofando” sobre ella. 

Ahora, dejemos nuevamente el evento de Savater de lado y volvamos “a nosotros“. Como decía, se supone que en las sociedades occidentales tenemos “libertad de expresión“, pero ¿si decimos lo que pensamos estamos exentos de represalias? Piénsalo bien antes de responder. Si tú le dices a tu jefe algo que no te parece, ¿realmente lo “tomará bien“? Si tú te quejas de algo, ¿te seguirán “viendo bien“? ¿O te tomarán de alguien “conflictivo” que solo busca encontrar la paja en el ojo ajeno? 

Fernando Savater, lo sucedido con él, pone algo sobre la mesa: nuestra voz no es tan libre como quisiéramos. De hecho, la entrevista que él concedió fue para su competencia (El Mundo), con relación a un libro que publicó. Entonces, ¿no podemos decir nada negativo de nuestro trabajo fuera de la empresa? Ya está pasando: ha habido casos mediáticos en donde por cometarios en redes sociales puedes ser despedido2. Claro, podría ser causa de despido, compartir “información confidencial” o cosas por el estilo, pero ¿un comentario sobre cómo me siento en la empresa puede hacer que me despida? ¿Acaso, fuera de mi horario de trabajo, no puedo criticar el lugar donde laboro?

Es una línea muy delgada, y un hilo que lentamente se está rompiendo con mucha facilidad, y verlo en Fernando Savater da miedo. ¿Por qué lo digo? Primero, por como comentaba, no haber generado un impacto mediático más allá de algunas notas de prensa los primeros días3, y segundo, porque están despidiendo a un filósofo por “filosofar. Más allá, como explico al inicio, de que te guste o no su filosofía, el autor de “Ética para amador” tenía una columna de opinión en donde justamente opinaba. Dichas columnas estaban incomodando y “llevando la contraria4” al resto de informaciones y opiniones del periódico. Y claro, al no cuadrarse con la empresa, esta lo despidió. Pero, entonces, ¿la filosofía que escribimos debe de “cuadrarse” a algún gobierno, institución o empresa? ¿No acaso la filosofía busca —o debe de— incomodar tanto a la o al filósofo que lo escribe como al lector o lectora que lee? Entonces, ¿para qué tener un filósofo contratado si no lo dejas filosofar?

Ahora, lo más peligroso del suceso de Savater es lo poco que se habla de esto dentro de “El mundo de la filosofía“. Esto, si eres filósofa o filósofo, te debe preocupar. Esto debe de impactarte. Esto debe de llamarte a escribir, a cuestionar, a criticar. Y no solo lo digo desde la parte divulgativa, que es en donde “podríamos” acomodar a Fernando Savater, sino también dentro del mundo académico, pues le están cortando la pluma a un “intelectual“. Lo que le pasó al español sienta un antecedente preocupante porque nos dice, muy por debajo de la mesa, que no podemos “filosofar libremente“. ¿Por qué no ha impactado? ¿Por qué no ha habido voces que cuestionen lo sucedido? ¿Será acaso que la filosofía se limita a reflexionar sobre “la historia de la filosofía“? ¿Será que ya no se filosofa, sino que solo se repite lo que está escrito?

Evidentemente, vivimos en un mundo, o estamos dentro de organizaciones, instituciones y gobiernos que buscan ecos. Se quiere a gente que repita mantras, a personas que “reflexionen” aceptando, se espera que solo consientas, sin cuestionar, sin criticar, sin incomodar porque ¿para qué quiero a alguien que constantemente me diga que eso no es como yo lo hago?

Mucho se habla sobre “la defensa de la filosofía” o por apostar en favor del pensamiento crítico5 pero ¿para qué lo queremos? ¿Para decir que “pensamos“? Pero, ¿sobre qué? ¿Reflexionar sobre metafísica, sobre “ética” de la IA, sobre el género? Sí, son cuestiones importantes y claves de la sociedad, pero la filosofía debería de servir —además— para calar en instituciones, en gobiernos, en empresas, para impactar la vida real, para movilizar a las personas que son explotadas en sus empleos, para criticar al líder sindical que abusa de su autoridad, para cuestionar las “causas” que defiende una institución, para decirle que no a tu jefe, o para recriminar los “apoyos sociales” que promueve tu gobernante en turno; es decir, para filosofar sobre todo lo que ocurre a su alrededor

Se debe defender no “el pensamiento crítico” o “la filosofía” sino el poder filosofar. Se debe de luchar por poder tener voz, pero no solo tenerla, sino poder usarla. La pugna no es por “pensar” sino por poder pensar sin consecuencias, por poder hablar sin que eso implique ser despedidos, minimizados, segregados. Es decir, por realmente tener “libertad” de expresión. 

Savater nos da una lección, una que no hemos leído ni entendido. Y es triste que frente a sucesos como los de él no haya voces que digan algo. Estamos permitiendo, con nuestra indiferencia, que las y los filósofos sean silenciados. Estamos dando paso a que la filosofía se limite solo a reflexionar sobre “la historia de la filosofía” y que “el filosofar” —si se le puede decir así— se limite a papers estéticamente cuidados para no incomodar, para no impactar y para solo limitarse en reflexionar sobre lo que “equis pensador dijo sobre ese concepto que ahora yo analizo bajo este nuevo crisol“.

Sí, pero no. Filosofemos, pero más que filosofar, defendamos el poder hacerlo. Y si nos callan, no tomemos cicuta, no nos doblemos, sino que sigamos desde cualquier trinchera alzando la voz. La filosofía, incomoda, debe de hacerlo, si no ¿para qué “filosofas”?

Notas

[1] Clarín, R. (2024, 23 de enero). Fernando Savater, su despido del diario “El País” y la grieta política en España. Clarín. https://www.clarin.com/cultura/fernando-savater-despedido-diario-pais-presente-contexto-grieta-politica-espana_0_1CSF5X5UY6.html

[2] Ramos, D. (2023, 01 de abril). ¿Despido por comentarios en redes sociales? – Emprendedores: La revista líder en economía de empresa. Emprendedores. https://emprendedores.es/gestion/despido-comentarios-redes-sociales/

[3] García, M. (2024, 23 de enero). Fernando Savater explica las razones detrás de su despido de “El País”: “Es un artefacto al ser. La Razón. https://www.larazon.es/actualidad/fernando-savater-explica-razones-detras-despido-pais-artefacto-servicio-gobierno_2024012365b00084e5843000011d565e.html

[4] Ibídem.

[5] Meneses, N. (2023, 24 de agosto). José Antonio Marina, filósofo: “El pensamiento crítico es nuestra defensa contra la manipulación y el fanatismo.” El País. https://elpais.com/economia/formacion/2023-08-24/jose-antonio-marina-filosofo-el-pensamiento-critico-es-nuestra-defensa-contra-la-manipulacion-y-el-fanatismo.html

Imagen | Wikipedia

Cita este artículo (APA): García, M. (2024, 14 de junio). La precio de la libertad de expresión: el caso de Fernando Savater. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/06/el-precio-de-libertad-de-expresion

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά:el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#despido, #Fernando Savater, #filosofía, #libertad de expresión, #medios de comunicación, #opinión crítica

por Miguel Ángel

ceo de filosofía en la red, drando. en Filosofía, mtro. filosofía y valores, lic. en psicología organizacional, PTB en enfermería; catedrático de licenciatura en la Universidad Santander (México)

error: Content is protected !!