Sobre las condiciones de identidad y persistencia en “Pobres criaturas”

A inicios de la nueva y aclamada película de Yorgos Lanthimos, Poor Things [Searchlight Pictures, 2023], se nos muestra a su protagonista Bella Baxter, quien se mueve torpe y descoordinadamente; siguiendo solo sus impulsos, necesidades y deseos, sin pensar mucho ni en su entorno ni en quienes la rodean. Bella parece ser una mente infantil intentando dirigir un cuerpo adulto que le es totalmente ajeno.

Con el paso de los minutos, confirmamos que esa es exactamente la situación de Bella. Bella es resultado de un proceso quirúrgico en el cual el cerebro de un bebé neonato, totalmente vacío de memorias, experiencias o aprendizajes, es implantado en el cuerpo moribundo de una mujer adulta (Victoria) cuyo intento de suicidio fue un fracaso. Por si esto fuera poco, el bebé en cuestión resulta ser el hijo de Victoria, que para el momento del suicidio estaba aún en el vientre materno. En otras palabras, lo que conocemos como Bella es la combinación del cuerpo adulto de Victoria con la blanca mente de su hija.

El resto de la película nos narra el crecimiento personal de Bella: cómo se descubre a sí misma, gana independencia, autonomía y conocimientos; pasamos de una Bella infante, capaz de orinarse en público, a una Bella adulta, estudiante de medicina y amante de la literatura. Por la narrativa de la película, podemos entonces identificar a Bella Baxter con el bebé. Bella es la hija de Victoria sobreviviendo y creciendo en el cuerpo que antes perteneció a su madre.

Este tipo de ejercicios son, en realidad, frecuentes en la ficción, especialmente en el cine. Es común que presenciemos casos en los cuales las mentes de una persona se transfieren a los cuerpos de otras (Freaky Friday – Walt Disney Pictures, 2003; un famoso ejemplo) o incluso a cuerpos nuevos diseñados en laboratorios. En estos casos, para seguir las historias, asumimos que las personas cambiaron de cuerpo, pero que siguen existiendo, pues sus mentes (con sus recuerdos, creencias, personalidad, deseos, etc.) se conservan. En otras palabras, creemos que la causa de que la persona continúe existiendo (aun en otro cuerpo) es porque su mente persiste; asumimos entonces un criterio psicologista de la persistencia de las personas.

Los filósofos llevan siglos preguntándose qué condiciones nos hacen seguir siendo las personas que somos a través del tiempo: ¿qué hace que seamos las mismas personas hoy día que las que éramos meses o años atrás? Muchos han argumentado que la respuesta a esta pregunta descansa fundamentalmente en nuestra mentalidad; somos los mismos porque nuestra mente es una y continua, porque puedo recordarme haciendo cosas en el pasado y puedo conectar esos recuerdos con quien soy en este instante. Es suficiente tener la misma mente para ser la misma persona, y por ello las personas podrían sobrevivir a un hipotético cambio de cuerpo si sus mentes se conservan. Este criterio fue defendido paradigmáticamente por Locke1, aunque refinado por filósofos posteriores. Este criterio es el que suponemos muchas veces al enfrentarnos a las historias ficticias como la que nos presenta Poor Things.

No obstante, en la filosofía nada es fácil y aunque esta intuición psicologista es plausible y muy explotada por la ficción, tiene ciertos problemas y no es la única propuesta en el panorama. Para empezar, el criterio parece ser circular: apelar a tener la misma mente para ser la misma persona requiere un criterio que nos permita saber que dos “mentes” que existen en tiempos distintos son la misma. Esta circularidad es muy clara en el caso de las memorias, pues para recordar, por ejemplo, que vi otras películas de Lanthimos es necesario recordar que fui yo quien lo hizo: la memoria requiere ser sobre mí, requerimos identificarla como mía y, por tanto, no puede ser fundamento de mi identidad a través del tiempo, pues más bien la supone. Esta es la famosa objeción de Butler2 a Locke.

El caso de Bella es además interesante, porque el cerebro que se transporta de un cuerpo a otro no tiene ningún contenido mental. Imaginemos una versión distinta en la que Victoria no muere en su intento de suicidio, pero al despertar del fuerte golpe ya no tiene ninguno de sus recuerdos previos, sino los recuerdos de otra persona, de Napoleón, por ejemplo: recuerda con detalle su infancia, las campañas militares, su ascenso al poder, etcétera. Siguiendo el criterio psicologista tendríamos que decir que, por alguna causa inexplicable, Napoleón cambió de cuerpo, se transportó al cuerpo de Victoria y ahí sigue existiendo.

No obstante, por todo lo que sabemos, Victoria podría seguir siendo ella misma, pero con los recuerdos muy alterados y la mente muy dañada por el golpe: que tenga una mente en extremo similar a la de Napoleón no garantiza que se trate de la mismísima mente de Napoleón. El criterio psicologista es insuficiente. Llevándolo al caso de lo que sí nos muestra la película, que la mente de Bella Baxter sea extremadamente similar a la mente del bebé (porque ambas están vacías) es insuficiente para concluir que Bella es el bebé en el cuerpo de Victoria, como he asumido antes. Por todo lo que sabemos, Bella puede seguir siendo Victoria a pesar de tener una mente completamente nueva; o bien, puede ser una persona completamente nueva, distinta al bebé y distinta a Victoria. Objeciones de este tipo al criterio psicologista han sido esbozadas por autores como Williams3,4.

Finalmente, hay que señalar que, en oposición al criterio psicologista, algunos han propuesto la mera continuidad de la vida y el cuerpo como suficiente para la continuidad de una persona. El animalismo5, por ejemplo, sostiene que la preservación del organismo animal basta para que la persona siga existiendo; no es necesaria ninguna continuidad mental. Aunque pueda resultar contraintuitivo para muchos, si seguimos este enfoque, Bella Baxter sigue siendo Victoria, pues se trata del mismo organismo y la misma vida. Bella quizá tiene una intuición animalista cuando decide volver con el esposo de Victoria (¿su esposo?) para averiguar más de “su pasado”.

Así, podemos preguntarnos: ¿Quién es Bella Baxter? ¿Se trata del bebé de Victoria viviendo en el cuerpo de su madre, como asumí al inicio? ¿Se trata de Victoria con una mente distinta y confundida? ¿O se trata de una persona completamente nueva, que no podemos identificar ni con Victoria ni con su bebé? Es posible que la respuesta que demos no afecte la trama central de la película, en cualquier caso veremos los avatares de una mente infantil enfrentándose a las contradicciones de la sociedad, pero nuestra respuesta sí revelará algunas de nuestras inclinaciones acerca de qué hace que una persona siga existiendo a través del tiempo, que la hace ser la misma en el pasado y en el futuro.

Notas

[1] Locke, J. (1690). Of Identity and Diversity. Chapter 27 of An Essay Concerning Human Understanding.

[2] Butler, J. (1736). Of Personal Identity. Dissertation I (Appendix) of The Analogy of Religion.

[3] Williams, B. (1957). Personal Identity and Individuation. Proceedings of the Aristotelian Society, 57, 229-252.

[4] Williams, B. (1970). The Self and the Future. Philosophical Review, 79, 161-180.

[5] Blatti, S. (2020). Animalism. In E. N. Zalta (Ed.), The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Fall 2020 Edition). URL: https://plato.stanford.edu/archives/fall2020/entries/animalism/

*Vídeo: 20th Century Studios LA. (2023, 08 de junio). Pobres criaturas | Tráiler oficial | subtitulado. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=RNWIdv39b60

Imagen | Cimateca uruguaya [La imagen se utiliza con fines ilustrativos bajo fair use; el copyright de la misma pertenece a su distribuidora, Searchlight Pictures].

Artículo de:

Jovany Axel Tovar Carmona (autor invitado):
Estudiante de doctorado en filosofía en la UNAM. Mtro. en filosofía de la ciencia (en el área de filosofía de las ciencias cognitivas). Áreas de interés: filosofía de la mente, la filosofía del lenguaje y la metafísica analítica.

Cita este artículo (APA): Tovar, J. (2024, 05 de junio). Sobre las condiciones de identidad y persistencia en "Pobres criaturas". Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2024/06/poor-things-analisis-filosofico

¡Apóyanos a seguir llevando la filosofía a la red!

La manera más fácil e importante: seguirnos en redes sociales, pero sobre todo: leer y compartir nuestro contenido. Recuerda: filosofiaenlared.com publica artículos inéditos todos los días.

Pero además, puedes hacerlo mediante…

Στοά: el newsletter de Filosofía en la Red. Aunque es de distribución gratuita, contamos con una pequeña sección de suscriptores de pago que tienen acceso anticipado a algunos de nuestros contenidos, entre otras cosas. Tu aporte nos fortalece enormemente.

Así mismo, puedes adquirir nuestras publicaciones en físico por medio de Amazon (Revistas y Anuarios, con distribución internacional) o, si vives en Norteamérica, tenemos playeras de Filosofía en la Red.

O si lo prefieres, puedes hacer una donación por la cantidad que prefieras. Tu apoyo económico nos ayuda enormemente a seguir con la labor.

¡Gracias por estar y formar parte de la comunidad Filosofía en la Red!

#cine, #identidad, #invitados, #películas, #poor things, #psicología

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!