Biblioteca de Filosofía en la Red
Índice
Imprimir

Jardín de Epicuro

El Jardín de Epicuro (en griego: kêpos κῆπος; según Cicerón al latín: hortus) fue una escuela filosófica fundada por Epicuro en las afueras de Atenas, cerca del camino a El Pireo. Esta ubicación se eligió por ser un espacio tranquilo y rural, en contraste con el bullicio de la ciudad y el ambiente intelectual y político de la Academia platónica, que se encontraba en la proximidad. Esta preferencia por la vida rural reflejaba el ideal de Epicuro de una vida oculta y rechazo a los planteamientos intelectuales y políticos de su tiempo.

Coexistiendo con otros centros de enseñanza notables de la época, como la Academia de Platón y el Liceo de Aristóteles, el Jardín de Epicuro se distinguía por ofrecer un ambiente más relajado, ideal para la reflexión y la convivencia. No se trataba de un lugar dedicado a la investigación científica o la educación superior, sino más bien a la discusión filosófica y el disfrute de la vida en comunidad.

El Jardín de Epicuro era un espacio inclusivo, donde personas de todas las clases sociales eran bienvenidas, incluso mujeres y esclavos, lo que era inusual para una escuela filosófica de la época. Esta diversidad refleja el deseo de Epicuro de dirigirse a una amplia gama de personas.

La vida en el Jardín de Epicuro era sencilla y la comunidad se sostenía con el trabajo hortícola y contribuciones voluntarias de sus miembros. La escuela de Epicuro también tenía un tinte religioso, ya que sus seguidores buscaban imitar su vida tranquila y sin turbulencias (ataraxia). Según Epicuro, había tres tipos de personas: los autodidactas que alcanzan la verdad por sí mismos, los que necesitan ayuda, pero son capaces de seguir, como su discípulo Metrodoro, y los que pueden ser guiados hacia el bien, pero necesitan no solo ayuda sino también coerción.

Imagen | Wikipedia

error: Content is protected !!