Biblioteca de Filosofía en la Red
Índice
Imprimir

Meditaciones Metafísicas (René Descartes)

Autor: René Descartes (1596 – 1650).

Fecha de publicación: “Meditaciones Metafísicas”, originalmente “Meditationes de prima philosophia, in qua Dei existentia et animae immortalitas demonstratur“, fue publicado en latín en 1641.

Estructura: El texto está dividido en seis “meditaciones”, que representan reflexiones filosóficas durante seis días consecutivos.

Temas principales:

Duda metódica y conocimiento sensorial: Descartes introduce el método de la duda hiperbólica, cuestionando la certeza del conocimiento sensorial.

Cogito, ergo sum: La existencia del individuo como ser pensante es indudable.

Existencia de Dios: Se presentan argumentos a priori para probar la existencia de Dios.

Verdad y falsedad: Explica cómo el error puede existir incluso si Dios es perfecto.

Dualismo: Distingue entre la mente (o el alma) y el cuerpo, sentando las bases del dualismo cartesiano.

Resumen

En la Primera Meditación, Descartes introduce la duda metódica para cuestionar la certeza del conocimiento sensorial. Argumenta que nuestros sentidos pueden engañarnos y, por lo tanto, no podemos confiar completamente en ellos.

En la Segunda Meditación, llega a su famosa afirmación “cogito, ergo sum” (“pienso, luego existo“), destacando que la propia existencia de uno como ser pensante es indudable, incluso ante la duda más extrema.

La Tercera Meditación está dedicada a la existencia de Dios. En ella argumenta que la idea de un ser perfecto y supremo debe haber sido implantada en la mente humana por tal ser.

En la Cuarta Meditación, Descartes explica la posibilidad del error, a pesar de la existencia de un Dios perfecto. Sostiene que el error surge del libre albedrío humano, no de Dios.

La Quinta Meditación ofrece otro argumento para la existencia de Dios, basado en la existencia de las ideas de las cosas materiales y en su percepción clara y distinta de ellas.

En la Sexta Meditación, se propone la existencia del mundo material externo y explica cómo podemos estar seguros de él. Además, introduce su famoso dualismo, distinguiendo claramente entre el alma y el cuerpo.

Podríamos resumir que las enseñanzas más relevantes de “Meditaciones Metafísicas” son: el método cartesiano de la duda hiperbólica, que busca llegar a un conocimiento seguro eliminando cualquier cosa que pueda ser razonablemente dudada; la afirmación “pienso, luego existo” como el fundamento más seguro de todo conocimiento; la existencia de Dios, argumentada a partir de consideraciones a priori; y la distinción entre el alma y el cuerpo, estableciendo así las bases del dualismo cartesiano.

Meditaciones Metafísicas” se inscribe en el contexto de la filosofía moderna, marcando un antes y un después en el pensamiento occidental. La obra es fundamental en el establecimiento del racionalismo, una corriente que enfatiza el papel de la razón como la fuente principal del conocimiento humano.

error: Content is protected !!