El siguiente texto fue galardonado en los Premios Filosofía en la Red 2022 como el artículo más leído del mes de julio del 2022.

Este artículo pretende justificar el peligro que presenta mensajes como el memento vivere y la urgencia del ahora. Muy probablemente —casi con absoluta certeza— a todos nosotros se nos ha dicho en un momento determinado expresiones del tipo: “lo único que tienes es el ahora”, “no te preocupes por el futuro que ya vendrá”, esto sólo nos hace entrever la falta de raciocinio de algunas personas para comprender el significado absoluto de expresiones de este tipo.

No, lo único que tienes no es el ahora, es más, me atrevo a decir que a lo poco que te puedes agarrar es a tu futuro —no necesariamente esto implica que ese futuro tenga que ser el más lejano de todos, sino que puede tratarse del mañana, de unos meses, del futuro en unos años—. ¿Acaso cada uno de nosotros no vivimos de acuerdo a un futuro del que no tenemos certeza de que llegue pero tampoco duda? Cualquier acción que realizamos en el presente ha sido fruto de la materialización de la potencialización que, en aquel entonces, era nuestro pasado y el ahora resultaba ser nuestro futuro. Es decir, el “ahora” que estamos viviendo cada uno de nosotros no es otra cosa que la idea de futuro que tuvimos en un pasado.

Porque, ¿qué haríamos si sólo tuviésemos el presente, el “ahora”? Muy probablemente, si este caso llegase a suceder —no tener futuro, y lo peor, no pensarlo— el ser humano haría un sinfín de cosas, aunque (sin certeza, pero con probabilidad) ninguna de estas o muy pocas resultarían ser provechosas, es decir, ninguna acción que se realice en el “ahora” y dedicada exclusivamente al “presente” tendría importancia ninguna, pues, a mi parecer, si sólo tuviésemos el presente, podríamos adoptar dos vías:

Vías ante el pensamiento
único del “ahora”

La primera vía sería la resignación más absoluta. En el que la persona, al ser consciente de que el presente y el “ahora” es lo único plausible para él, optaría por “dejarlo estar” y adoptaría una posición de indefensión aprendida, en la que la persona se ve incapaz de modificar nada.

El segundo camino que se podría dar: el adoptar el “memento vivire” como propio, es decir, saber que el “ahora” es lo único que tienes y por eso, harías multitud de actividades, pero ninguna de futuro. Esta visión es la “menos mala” en el supuesto de que sólo existiese el presente, el problema viene cuando esto se sistematiza.

Cuando la visión del “memento vivire” en la segunda de las posiciones se sistematiza, es cuando el problema se manifiesta. No podemos vivir en un presente estancado, no podemos ir “día a día” es una visión de la vida que únicamente nos perjudica. ¿Si no hacemos más que pensar en el “ahora”, qué vida nos podría esperar, qué futuro nos depararía esta visión? Probablemente, al no hacer planes de futuro ni creer mínimamente en el mismo, nos encontraríamos en una situación “compleja”. En este supuesto nos encontraríamos con un sujeto que “pasa” por la vida, esto es, que no vive porque no sabe que el futuro también forma parte del presente, que si no hacemos planes de futuro, luego no esperemos que nuestra vida cambie. Que la monotonía de la rutina pase a un segundo plano únicamente depende de si se da —o no— un pensamiento futuro. Porque, ¿Si el futuro es a lo único que nos podemos aferrar, qué estamos haciendo fijándonos sólo en el ahora? Comencemos a reflexionar en el futuro para luego no arrepentirnos de no haberlo hecho y ya no haya tiempo para ello.

Imagen | Pixabay

Cita este artículo (APA): González, M. (2022, 14 de julio). En contra del Memento Vivere y de la concepción del “ahora”. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2022/07/la-salud-mental-no-es-en-contra-del-memento-vivere-y-de-la-concepcion-del-ahora/

#ahora, #filosofía en la red, #futuro, #reflexiones

por Mercedes González García

Estudiante de la carrera de Filosofía y de Educación Primaria por la Universidad de León de Castilla y León, España. Apasionada de la Filosofía y de la búsqueda de respuestas de las grandes incógnitas que han planteado la raza humana por el simple hecho de existir.

error: Content is protected !!