Somos cuerpo. Somos un cuerpo. Somos lo que el cuerpo expresa. Porque es nuestro caparazón y se debe saber que éste no sólo sirve como protección de lo frágiles que en el interior somos, sino que también se expresa y dialoga con otros cuerpos lo que no sabemos decir en palabras. No por nada la danza es un lenguaje, no por nada la psicología estudia al cuerpo así como a las palabras. El cuerpo muchas veces vive e interpreta más. Hablamos de la percepción del cuerpo dentro del lenguaje gracias a que este puede caracterizarse como tal, podremos identificar como es que este se convierte en un porcentaje importante en nuestra naturaleza al momento de expresarnos.

Es de cuidado, he de decir, porque muchas veces el cuerpo habla más que nosotros mismos. El cuerpo distribuye en cada una de sus fibras los sentimientos que no sacamos, las risas que nos faltan, la ausencia de cariño. El cuerpo habla pidiendo ayuda a veces. ¡Qué magnifico es encontrar entre los impulsos las palabras que muchas veces no podemos expresar!

El hombre por naturaleza es capaz de expresar sus sentimientos a través de su cuerpo, al levantar los brazos, doblar las piernas, girar o realizar un simple movimiento; habla sin pronunciar una palabra.

(Sullón Ramos, 2019)

Este mecanismo de comunicación es un hecho que sucede de manera inconsciente, pero que, en muchas ocasiones, al comprenderlo, podremos echar mano de ello para diferentes propósitos. Tal es el caso de la danza. Karlheinz Stockhausen en Sullón Ramos (2019) define que la “danza es todo aquello que el ser humano es capaz de hacer musicalmente con cualquier parte de su cuerpo”. Como acercamiento al tema, bailar es uno de los comportamientos musicales que se adaptan al cuerpo que pueden ejemplificarlo palpablemente, y que por ello, podremos reflexionar de como se usa de forma consciente sin embargo, este también está inmerso en nuestra vida diaria.

El psicólogo estadounidense Paul Eckman menciona que las expresiones son universales, podemos decir que una persona que alza las cejas se ha sorprendido, o alguien más está enojado por como frunce el ceño. Muchas de estas expresiones se conocen como microexpresiones, las cuales se caracterizan por ser de forma inconsciente y muy rápidas, casi imperceptibles algunas. Existen otras más visibles, como el movimiento constante del pie o la pierna, entrelazar las manos o no poder estar quieto por mucho tiempo, que también tienen la función de expresar los sentimientos con los que lidia la persona en ese momento.

Al estudiar el cuerpo de un psicópata, encontraremos que éste no se mueve tanto como lo haría otra persona debido a las múltiples faltas de conexión con la realidad donde se encuentra. Una vez más, el cuerpo habla, pero ahora sabemos que habla de emociones. Habla con percepción del sentir único.
Si te ha faltado escribir la fecha en la última nota, el cuerpo no te lo dirá, a menos que te produzca ansiedad: la pierna comenzará a moverse de manera constate y optarás por hablar más rápido, mantendrás las manos en movimiento continuo, o simplemente deberás regresar a hacerlo. El cuerpo habla de emociones. El psicopata “[…] es únicamente capaz de comprender la naturaleza social con base en
construcciones teóricas aprehendidas, enraizado en un proceso de observación […]
” (Gow, 2019) Es por eso que, esta conexión entre lo emocional y lo físico no se realiza.

Aprender y entender el lenguaje no verbal es importante para el análisis personal y del contexto en el que nos rodeamos, es tan importante que incluso en la publicidad es uno de los factores que marcaron su historia. Durante el periodo Nazi, se utilizó la corporalidad en la propaganda para poder representar el enaltecimiento y la sumisión. Dentro de estos conceptos se englobaban las poblaciones para dividirlos en “el bando bueno y el malo”.

Entendiendo esto, podemos comprender que el lenguaje no verbal es una de las herramientas del inconsciente para expresar los sentimientos que está pasando el ser humano en ese momento, haciendo visibles sus puntos de vista, sin embargo, el uso de este ha sido utilizado para diferentes fines, como lo es la danza y la propaganda. Podremos comprender, además, la importancia de la conexión entre emoción y cuerpo cuando investigamos la corporalidad de un asesino, individuo que por naturaleza no cuenta con dicha conexión y se puede encontrar inmerso dentro de la sociedad únicamente por la imitación espejo de su alrededor. Es importante comprender al cuerpo para entender como nos comportamos en diferentes situaciones y sobre todo, reflexionar sobre nuestro papel dentro del contexto al que pertenecemos.

Referencias

Sullón Ramos, Allison (2019) El lenguaje del cuerpo en el Break Dance. Un baile formado en las calles en Revista cientifica de comunicación social Bausate. (1) Universidad Jaime Bausate y Meza.

Carvajal Builes, J., Blanco Garay, C., & López, M. (2017). VALIDACIÓN DE INDICADORES DE MENTIRA A TRAVÉS DEL LENGUAJE NO VERBAL. Misión Jurídica11(14). https://doi.org/10.25058/1794600X.904

Gow, A. (2019) La Realidad desde la Perspectiva de un Asesino en Serie: Análisis de Casos y Establecimiento de Patrones. International Journal of Crime, Law and Social Issues, de próxima publicación, Journal of Criminal Law and Criminology, de próxima publicación, disponible en SSRN: https://ssrn.com/abstract=3855229

Imagen | Pixabay

Artículo de:

Paola Ramos Ramos (autora invitada):
Escritora y cineasta, 24 años, CDMX. Estudiante de todo lo interesante que es la vida.

#cuerpo, #lenguajecorporal, #reflexiones

por autores invitados

¿Te gustaría escribir para nosotros? Puedes hacerlo enviando textos de forma esporádica o unirte a nuestro equipo permanente de autores. Para más información, envíanos un mail: contacto[at]filosofiaenlared.com

error: Content is protected !!