Arte y Filosofía: lo deshonesto del mundo para Rogelio López Cuenca

El mundo del arte es, en la actualidad, uno de los pocos ámbitos donde la filosofía puede practicarse. Los artistas de las últimas tendencias son capaces, a veces a través de objetos a priori sencillos, de atesorar ideas nada simples. El arte, como la filosofía, quizá no ofrezca respuestas concretas, pero ayuda a hacerse las preguntas adecuadas. A reflexionar de manera crítica ciertas actitudes que, de otro modo, pasamos por alto y que hablan de nuestra realidad, de cómo nos enfrentamos a ella y, finalmente, de nosotros mismos. Así ocurre con el trabajo de Rogelio López Cuenca, galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas de España 2022. Y, para muestra, una obra: vamos a asomarnos a Disnest World para comprobar la capacidad filosófica del arte en la actualidad.

El Mundo… ¿Disnest?

A simple vista, se podría pensar que Disnest World es un cartel publicitario más de los parques Disney. Sin embargo, López Cuenca ejemplifica aquí ese hecho tan fundamental del arte actual: mirar ya no es solo mirar. El autor (o el productor, a la manera benjaminiana, con un rol social y una responsabilidad política más que con una genialidad a la que adular1) se apropia, por un lado, de una imagen tomada de un medio de comunicación —el fondo en blanco y negro— y, después, del logotipo de Disney, en el que además interviene para que podamos leer Disnest. ¿Por qué hace esto? Si nos paramos a pensar, la propia palabra nos recordará a otra en inglés: Dishonest (deshonesto, mentiroso). Pero, además, López Cuenca está también utilizando la paronomasia, un juego entre las palabras que se parecen fonéticamente. Podeemos leer Dishonest, es cierto, pero también la propia palabra, Disnest. No es muy común, pero en inglés esta significa remove from the nest, sacar del nido. El desarraigo, la migración.

A partir de ahí, López Cuenca sabe que el espectador, cuyo rol es crucial en el arte que aquí nos ocupa, va a ser capaz de reconstruir la historia por sí mismo. La fotografía muestra a un grupo de inmigrantes en busca de una vida mejor, una vida feliz. En busca de su propio Disney World, el destino al que sueñan con llegar. Sin embargo, sabemos que lo que se van a encontrar es un lugar lleno de mentiras donde no van a ser bien recibidos. La obra trae a la luz, entonces, dos realidades que a menudo aparecen soterradas en los noticiarios, normalizadas: las consecuencias de las acciones neoliberales tanto en las minorías sociales y los movimientos migratorios como en el propio sujeto, en el individuo. Ambas están conectadas y así aparecen en la obra de este artista.

El estereotipo
puesto en evidencia

Con el cambio de perspectiva, gracias al logo intervenido, la obra pone en el punto de mira a los inmigrantes precisamente del mismo modo en que normalmente desaparecen en los medios de comunicación. Como dice Homi Bhabha, esos otros que vienen a Occidente tienen negada la posibilidad de una narrativa propia, de una significación social y, mucho menos, institucional2. Cuando aparecen en un periódico ya no sentimos nada, pero aquí nos cuestionan directamente, nos interpelan. El estereotipo que, de tanto repetirse, ha construido todo un mundo de diferencias culturales entre nosotros y estos otros, los inmigrantes, es aquí puesto en evidencia. López Cuenca está creando un espacio político, apelando a la conciencia del sujeto-espectador.

Esto nos lleva al otro discurso: la acción neoliberal sobre el sujeto. Los parques temáticos Disney son, según anuncia la propia empresa, the happiest place on earth (el lugar más feliz de la tierra). Allí nunca ocurre nada malo. Es un mundo multicolor que alegra nuestra existencia gris (de ahí el logo sobre la foto en blanco y negro), uno de felicidad impostada y fundamentalmente consumista. Las grandes corporaciones —como la propia Disney— contribuyen con sus acciones y su mera existencia como baluartes capitalistas a que la política neoliberal salga del mundo meramente económico, donde se supone que se mueve, para alcanzar todos los niveles del mundo de la vida. 

El arte como reconstrucción
de espacios políticos

El sujeto, como dice Christian Laval, es ya una empresa más en busca de oportunidad de negocio en un mundo competitivo3. Los inmigrantes, en ese sentido, son negativos: vienen a quitarnos oportunidades, a delinquir en nuestra bien construida sociedad. Ese abarcar toda la vida del sistema neoliberal es lo que destruye los espacios políticos sobre los que poder pensar críticamente lo que ocurre en la sociedad. Lo que hace que los individuos ya no piensen en colectivo sino solo en sus intereses propios. Y es el arte, con sus armas, el que vuelve a construir esos espacios, como hace López Cuenca. La crítica no solo interpela al gobierno de turno y a sus leyes de inmigración, también a nosotros mismos, a nuestra manera de interiorizar los estereotipos de los que hablaba Bhabha y, lo que es peor, a normalizarlos.

Después de Auschwitz no debería haber arte, dijo Adorno, aunque podemos matizarlo: no debería haber un arte divertido que plasme el horror desde la belleza lúdica. El arte que dialoga a la manera adorniana (lo vemos con López Cuenca) nos rompe. Toma partido y nos hace tomar partido. Es un gran ejemplo de que el arte, la obra, no nos puede pasar ya por encima, sin crear consecuencias en nosotros, porque el arte, otra vez en boca de Adorno, «critica a la sociedad mediante su mera existencia»4.

Notas

[1] Benjamin, W., El autor como productor.

[2] Para más información sobre BHABHA, Homi, ver su obra, especialmente El lugar de la cultura (Editorial Manantial, 2003).

[3] Laval, C., Pensar el neoliberalismo dentro del texto Pensar desde la izquierda: mapa del pensamiento crítico para un tiempo en crisis de AGAMBEN, Giorgio, RANCIÈRE, Jacques y BADIOU, Alain, 2002, pág. 11-24.

[4] Adorno, T., Teoría estética.

Imagen | Publicada con el permiso del artista, Rogelio López Cuenca

Cite este artículo: López, L. (2023, 30 de agosto). Lo deshonesto del mundo para Rogelio López Cuenca. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/08/lo-deshonesto-del-mundo-para-rogelio-lopez-cuenca
#arte contemporáneo, #Arte y filosofía, #disney, #estética, #filosofía del arte, #politización del arte, #reflexión

por Luis López Galán

Colaborador de medios como El vuelo de la lechuza, Espacio 17 Musas o El placer de la lectura, ofrece servicios editoriales y es, en la actualidad, estudiante de Grado de Filosofía. Español residente en Inglaterra, y con las letras como principal pasión, la combinación cultural y literaria de ambos países lo mantiene ocupado cada día, siempre con una principal motivación: continuar aprendiendo.

error: Content is protected !!