Ryszard Kapuściński es considerado el periodista más importante del siglo XX debido al compromiso y la apertura que tuvo durante la época que vivió; sus trabajos contienen valiosos testimonios sobre la historia contemporánea y reivindican a aquellos países que eran ignorados por las potencias mundiales. Viajó a 100 países en los que fue testigo de grandes movimientos políticos y sociales, sobre ello escribió decenas de artículos y 21 libros, uno de los más interesantes es Viajes con Heródoto (2004) mismo del que hablaremos en este artículo.

Heródoto fue un historiador griego; considerado el padre de la Historia, sentó las bases del trabajo del historiador; además, fue un gran viajero y su actividad podría ser considerada igual que la de un antropólogo y un reportero por su interacción con las personas, la búsqueda de información y la exposición de aquello de lo que fue testigo.

En “Viajes con Heródoto“, Ryszard Kapuściński narra sus experiencias iniciales como periodista en destinos fuera de su Polonia natal. Armado con valentía y el libro “Historias” de Heródoto, un regalo de su jefa, se embarca en un viaje de descubrimiento. Al igual que el historiador griego, Kapuściński se sumerge en la vida cotidiana y las peculiaridades de cada lugar que visita, aventurándose intrépidamente en el corazón de eventos históricos. Su narrativa teje sus propias observaciones con extractos de Heródoto, entrelazando el presente con el pasado y buscando explicar las vistas actuales a través de un diálogo con la historia. Este enfoque dual no solo refleja su experiencia directa, sino que también establece un vínculo entre su jornada personal y la trayectoria de la humanidad a través del tiempo.

Las novelas
también son fuentes

Ryszard Kapuściński, con su formación en Historia en la Universidad de Varsovia, poseía una mirada única para entender y empatizar con la realidad que le rodeaba. Esta perspectiva le permitió anticipar grandes cambios y abordarlos con una humanidad y empatía profundas. Su aproximación a las personas de las diversas regiones que visitó fue marcada por un deseo insaciable de conocimiento, investigando y documentándose meticulosamente para ofrecer información precisa. Además, su capacidad para analizar los eventos histórico-políticos que presenció, siempre enlazados con su profundo conocimiento histórico, era excepcional. Kapuściński era un maestro de la palabra, dotado de una fluidez y habilidad en la escritura que pocos poseen.

En su obra “Viajes con Heródoto“, Kapuściński nos lleva en un viaje literario a través del tiempo y el espacio, visitando lugares en momentos cruciales de cambio. Desde la India de los años cincuenta hasta la China de Mao, desde el Egipto de Nasser hasta Sudán, el Congo, el Irán de Jomeini, Etiopía, Argelia, y el Senegal de Senghor, nos sumerge en estos entornos en transformación, proporcionando una ventana única a mundos en transición.

Sorprende de la escritura de Kapuściński, la investigación de fondo y sus explicaciones sin juicios, pero llenas de preguntas. Su atención se centró en los grupos vulnerables y las víctimas de conflictos y pobreza, reflejando sus propias experiencias y conmociones sociales. Kapuściński no buscaba resaltar la magnificencia de las ciudades o la eficacia de los gobiernos; en cambio, su narrativa revela los errores y horrores de las guerras contemporáneas y pasadas. A través de su obra, buscó generar conciencia sobre la desigualdad y las repercusiones de decisiones equivocadas, presentando una crónica comprometida y profundamente humana.

En la actualidad, reconocer a las novelas como fuentes válidas para la investigación histórica no resulta controvertido. Estas obras, más allá de su valor artístico y cultural, reflejan la esencia de una época y un lugar, similar a los documentos oficiales. Las novelas a menudo revelan tanto o más que lo que explícitamente narran, proporcionando perspectivas valiosas sobre el pasado. Cuando una novela incluye testimonios directos y muestra conciencia histórica, sin necesariamente pretender ser un trabajo historiográfico, se convierte en una herramienta excepcional para el estudio de la historia. Esto es evidente en las obras de Kapuściński, que logran capturar la esencia del pasado de manera única y profunda.

Los historiadores construyen sus fuentes seleccionando información que respalde sus investigaciones, lo que subraya la importancia de la interdisciplinariedad para aprovechar diversos tipos de fuentes. Aunque las novelas pueden estar cargadas de ficción y drama, potencialmente distorsionando los hechos, corresponde al historiador analizar estas obras con el debido cuidado y respeto, extrayendo datos útiles y descartando los que no lo son. En el caso de la obra de Kapuściński, que fue ampliamente criticada por otros periodistas por dudar de sus testimonios, posiblemente debido a su estilo de redacción o errores de memoria, este cuestionamiento no disminuye el valor de su interpretación del presente. Al contrario, enriquece la fuente, añadiendo más historia y elementos para el análisis.

Conclusiones

La obra Viajes con Heródoto es una fuente para el estudio del pasado así como un ejemplo de que la historia puede ser contemporánea por la forma en que se explica desde el presente; también es un formato de explicación de los acontecimientos que podría ser tomada por historiadores para acercar al público a los distintos temas y a la formación de conciencia histórica. Esta reseña, además de destacar la obra como una fuente valiosa, se esfuerza en evitar spoilers, permitiendo que los futuros lectores la aborden con confianza y curiosidad intactas. Finalmente, planteo una reflexión: ¿podrían todas las novelas ser consideradas como fuentes de conocimiento? Y, ¿son el periodismo y la historia disciplinas hermanas, con objetivos y métodos entrelazados?

Ser historiador es mi trabajo […] Estudiar la historia en el momento mismo de su desarrollo, lo que es el periodismo […] Todo periodista es un historiador.

Ryszard Kapuściński

Imagen | Wikipedia

Artículo de:

Beatriz Alvarado (Fundadora y directora de la revista cultural La Memoria Errante):
Estudiante de Historia y Arte en el Instituto Cultural Helénico (ICH) y de Comunicación y medios en la Universidad Tecnológica de México (UNITEC). Se ha interesado por la difusión de la historia, el periodismo cultural y el estudio de la opinión pública.

Síguela en: instagram

Cita este artículo (APA): Alvarado, B. (2023, 15 de noviembre). Viajes con Kapuściński. Filosofía en la Red. https://filosofiaenlared.com/2023/11/viajes-con-herodoto-Ryszard-Kapuscinski
#África, #historia, #historia contemporánea, #Kapuściński, #periodismo

por La Memoria Errante

La Memoria Errante (LME) es una revista cultural y digital que surgió en 2020 ante la necesidad de crear un espacio donde artistas y humanistas pudieran compartir sus creaciones fuera del mundo académico. Actualmente, cuenta con escritoras y escritores de distintas partes de la República Mexicana y América Latina. Tiene convocatorias abiertas a todo público y busca hacer promoción de la lectura y la escritura haciendo uso de las diferentes redes sociales.

error: Content is protected !!